Consecuencias anatómicas de la ausencia de dientes

Dr. Ángel Fernández Bustillo . Nº Col. 6114-NA

Print Friendly, PDF & Email

LogoBUSTILLO

Consecuencias sobre las estructuras óseas

La ley de Wolf determina que el hueso se remodela en función de las fuerzas aplicadas. Cada vez que se modifica la función del hueso, se produce un cambio definido en la arquitectura interna y en la configuración externa. El hueso necesita de estimulación para mantener su forma y densidad. Los dientes transmiten las fuerzas de comprensión y tracción al hueso subyacente. Cuando se pierde un diente, la falta de estimulación del hueso residual origina una disminución de las trabéculas y de la densidad ósea en dicha zona, con pérdida de la anchura y luego de la altura del volumen óseo.

Es necesario un diente para el desarrollo del hueso, y se requiere la estimulación de este hueso para mantener su densidad y volumen. Una prótesis removible (completa o parcial) no estimula ni mantiene el hueso, sino que acelera la pérdida ósea. La carga masticatoria se transfiere sólo a la superficie ósea, no a todo el hueso. Como resultado de ello, se reduce el aporte sanguíneo, y se produce la pérdida de volumen óseo total.

Con frecuencia, los doctores pasan por alto la mayor parte de las veces la pérdida insidiosa del hueso que se produce tras la extracción dentaria. Al paciente no se le educa a menudo respecto a los cambios anatómicos y a las posibles consecuencias de la pérdida continuada de hueso. La perdida ósea se acelera aún más cuando el paciente lleva una prótesis soportada por los tejidos blandos mal ajustada o con movimiento.

De forma tradicional, la odontología preventiva ha destacado los métodos para disminuir la pérdida dentaria. La profesión no ha aceptado ninguna terapia predecible que evite los cambios óseos resultantes de la pérdida de dientes. En la actualidad la profesión debe tener en cuenta no sólo la pérdida de dientes, sino también la pérdida de hueso. La pérdida dentaria origina la remodelación y reabsorción del hueso.

La tasa y cantidad de pérdida ósea puede estar influida por el sexo, las hormonas, el metabolismo, la parafunción y las prótesis mal ajustadas. No obstante, casi el 40% de los portadores de prótesis han llevado una prótesis mal ajustada durante más de 10 años. Los pacientes que llevan las prótesis día y noche sufren fuerzas de mayor magnitud sobre los tejidos duros y blandos lo que acelera la pérdida de hueso. A pesar de ello, el 80% de las prótesis se llevan día y noche.

Pérdida de hueso: Consecuencias estéticas

Debido a la pérdida de hueso alveolar, se producen diversas consecuencias estéticas. La disminución de la altura facial derivada del colapso de la dimensión vertical origina diversos cambios faciales. La pérdida del ángulo labiomentoniano y la profundización de las líneas verticales en la zona crean un aspecto más duro. El mentón rota hacia delante y origina una apariencia prognática de la cara. El paciente parece infeliz cuando la boca está en reposo. El adelgazamiento del bermellón (rojo) labial da lugar a un escaso apoyo labial proporcionado por la prótesis y la pérdida del tono muscular. La posición retruida del labio, se relaciona con la pérdida de la parte anterior del reborbe superior, así como con la pérdida de tono de los músculos implicados en la expresión facial. El labio superior se vuelve de forma natural más largo con la edad, como resultado de la gravedad y de la pérdida del tono muscular, lo que da lugar a que se muestren menos los dientes anteriores cuando el labio está en reposo. Esta variación presenta una tendencia a “envejecer” la sonrisa, porque cuanto más joven es el paciente, mas muestra los dientes respecto al labio superior en reposo o al sonreír. La perdida de tono muscular se acelera en el paciente desdentado.

Los pacientes desconocen que estos cambios en los tejidos duros y blandos proceden de la pérdida de los dientes. De este modo, el dentista debe explicar las consecuencias de la pérdida dentaria al paciente desdentado parcial o completamente en las fases tempranas del tratamiento.

Consecuencias sobre los tejidos blandos

La lengua del paciente con rebordes desdentados se agranda a menudo con el fin de acomodarse al incremento del espacio que anteriormente ocupaban los dientes. Al mismo tiempo, se utiliza la lengua para limitar los movimientos de las prótesis removibles, y adquiere un papel más activo en proceso masticatorio. Como resultado de ello, disminuye la estabilidad de la prótesis removible.

Conclusiones

Es importante valorar un estudio estetico facial previo a cualquier tratamiento de implantes, ya que existen multitud de técnicas no invasivas para intentar recuperar la estetica facial perdida.