¿Cuál es la ganancia de peso adecuada durante el embarazo?

Ana Cristina Ruiz Peña, Cristina Fernández García, Mariano Laguna Olmos, Cristina Tejada Lamas, Jorge Melero Polo, María Pilar Sáenz Pascual y Beatriz Díaz Rabasa

Print Friendly, PDF & Email
Existen innumerables mitos relacionados con la alimentación durante la gestación con variaciones en función de las diferencias culturales, socioeconómicas y educativas. Muchos estudios han demostrado que una madre que realice una alimentación equilibrada aportando todos los elementos esenciales en las cantidades adecuadas, tienen mayor probabilidad de tener un recién nacido sano.

La dieta en el embarazo nunca debería tener menos de 1.800 calorías, de las cuales 1.500 van para la madre y 300 para el feto, aproximadamente.
Estudios realizados en madres gestantes de países desarrollados, muestran ingestas y niveles séricos deficitarios en micronutrientes, por lo que se recomienda la suplementación de los mismos. Entre los micronutrientes primordiales para el normal desarrollo placentario y fetal se encuentran el iodo, hierro, calcio y las vitaminas B9, B6, C, A, D y E.
Una de las principales preguntas que todas las embarazadas se realizan es acerca de la ganancia adecuada del peso en el embarazo. Por lo general, la ganancia de peso medio es entre 9 y 12 kg. En gestaciones múltiples con mujeres con IMC normal, se recomienda que ganen entre 11,5 y 16 kg.

Sin embargo, en mujeres obesas tanto con gestación única o múltiple, se sugiere que la ganancia de peso sea entre 5 y 9 kg.

Reparto de la ganancia ponderal

La ganancia ponderal se reparte de la siguiente manera:
FETO: 3000-4000 gramos
PLACENTA: 500-700 gramos
LÍQUIDO AMNIÓTICO: 700-800 gramos
CRECIMIENTO DEL ÚTERO: 400 gramos
CRECIMINETO DE LAS MAMAS: 400 gramos
AUMENTO VOLUMEN SANGUÍNEO: >1500 gr.
RETENCIÓN DE AGUA: >1000 gramos
RESERVA DE GRASA EN TEJIDOS: 3000-4000 gr.

El consejo nutricional

Una estrategia ampliamente utilizada para mejorar el estado nutricional de las mujeres durante el embarazo es el consejo nutricional. El objetivo de esta educación es conseguir un ambiente uterino óptimo para permitir el crecimiento fetal manteniendo la salud materna.
La dieta prenatal debe limitar el sobreconsumo por parte de la madre y prevenir la desnutrición fetal, promoviendo un estilo de vida saludable y la realización de actividad física regular. El resultado gestacional depende, en gran parte, de un peso pregestacional saludable y un adecuado estado nutricional. Un IMC inadecuado previo a la gestación es un predictor independiente de muchos resultados obstétricos indeseados.
Se recomienda la realización de 5 comidas al día, una adecuada hidratación, consumo de amplia variedad de alimentos, ganancia de peso adecuada, suplementación correcta de vitaminas y minerales y prohibición de alcohol y tabaco.
Durante el embarazo se requiere un aporte energético mayor para mantener el crecimiento del feto y resto de órganos implicados en el embarazo. Sin embargo, hay que tener cuidado en las ingestas ya que la obesidad es cada vez más prevalente en el embarazo y está relacionada con un pronóstico materno-fetal adverso, así como el bajo peso extremo. La obesidad aumenta el riesgo de diabetes gestacional, estados hipertensivos, tromboembolismos, infecciones, defectos congénitos, macrosomía fetal, tasa de cesáreas, distocias de hombros, abortos, muerte fetal y parto prematuro.
La ganancia de peso superior a la recomendada durante la gestación, además de conllevar todas estas complicaciones, se relaciona con un mayor riesgo de mantener la obesidad en el postparto a corto y largo plazo.
La ingesta recomendada de calorías debe incrementarse en 350 kcal/día durante el segundo trimestre y en 450 kcal/día durante el tercero. Durante el primer trimestre las necesidades energéticas no aumentan significativamente.

AUTORES

Ana Cristina Ruiz Peña. Residente de 4º año Obstetricia y Ginecología. Hospital San Pedro. Logroño
Cristina Fernández García. FEA Obstetricia y Ginecología. Hospital San Pedro. Logroño
Mariano Laguna Olmos. FEA Obstetricia y Ginecología. Hospital San Pedro. Logroño
Cristina Tejada Lamas. Residente de 4º año Obstetricia y Ginecología. Hospital San Pedro. Logroño
Jorge Melero Polo. Residente de 4º año de Cardiología. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza
María Pilar Sáenz Pascual. FEA Obstetricia y Ginecología. Hospital San Pedro. Logroño
Beatriz Díaz Rabasa. FEA Obstetricia y Ginecología. Hospital San Pedro. Logroño