Cuidados a pacientes anticoagulados

Mariella Olivari Montoya, María Marín Ibáñez, Alejandra Utrilla Fornals, Melody García Domínguez, Carmen Jimeno Griñó, Paula Omedas Bonafonte, Antonio García Domínguez, María José Anoro Casbas, Lara Aparicio Juez y Francisco Javier García Alarcón

Print Friendly, PDF & Email
Los anticoagulantes orales están indicados en la prevención a largo plazo de la enfermedad tromboembólica, es decir, en todas aquellas situaciones que llevan asociada una alta incidencia de troboembolismo y en aquellos casos en los cuales el primer síntoma de la enfermedad es el accidente trombótico o embólico.

También se utilizan a corto plazo tras un episodio de trombosis venosa profunda o embolismo pulmonar.
Existen medicamentos que interaccionan, en principio, no se tomarán antiagregantes como Adiro o la Aspirina, ni otros medicamentos como los antiinflamatorios.
En pacientes anticoagulados que presentan una hemorragia ¿Qué se debe hacer?
• Si un paciente sangra sin motivo, sangra más de lo normal o le salen hematomas espontáneamente, deberá acudir a su médico antes de la fecha que llevaba indicada al del próximo control.
• Este tipo de pacientes anticoagulados no presentan hemorragias espontáneas, su sistema hemostático está generalmente intacto. Habrá que buscar la causa.
• Nunca, como primera medida, se debe suspender el tratamiento anticoagulante, es necesario que acuda siempre a un centro médico. Si es fuera de horario laboral, deberá acudir a Urgencias.
• Si sangrara abundantemente por cualquier lugar, suspenda inmediatamente la medicación anticoagulante y acuda a su servicio de Urgencias o al más próximo posible.

¿Qué hay que saber sobre el medicamento?

• Tomar la dosis exacta prescrita y el número de tomas indicadas.
• Asegurarse de que la marca y dosis por comprimido del medicamento que va a tomar son los mismos que los indicados por su médico.
• No aumentar ni reducir la dosis en caso de olvido sin consultarlo previamente.
• Tener siempre en casa la caja del medicamento.
• Llevar siempre el carné u hoja de control. El control del anticoagulante deberbería hacerse como máximo cada 4 o 5 semanas.
• No usar inyecciones intramusculares o consultarlo si fuera necesario su administración.
• Es normal la coloración anaranjada de la orina durante el tratamiento.
• Se desaconseja el consumo de bebidas alcohólicas.

• Antes de iniciiar un tratamiento antiagregante, por favor advierta a su médico responsable que usted se encuentra bajo tratamiento anticoagulante.
• No se deberá tomar por su cuenta este tipo de medicamento sin antes consultar con su médico.
• En caso de acudir a su dentista, informe que se encuentra bajo el tratamiento de anticoagulante. Previamente a una extracción, deberá realizarse un control de INR.
• Si debe someterse a intervenciones quirúrgicas advierta antes que está anticoagulado.
• Tan pronto como sospeche un embarazo, comuníquelo.
• En caso de dolor de cabeza intenso o brusco, alteraciones de la visión o del habla, acuda a Urgencias haga saber que toma anticoagulantes orales.
• Importante, mantener fuera del alcance de los niños.

Para evitar alteraciones de la actuación del anticoagulante, es importante tener en cuenta aquellos alimentos ricos en vitamina k como:
• Verduras de hoja verde.
• Coles como brócoli, repollo, coliflor y coles de Bruselas .
• Visceras como el hígado.

AUTORES:

Mariella Olivari Montoya. Enfermera del Servicio de especialidades médicas.
María Marín Ibáñez. Enfermera del Servicio Medicina Intensiva.
Alejandra Utrilla Fornals y Melody García Domínguez. Médicas del Servico de Cirugía General y Aparato Digestivo.
Carmen Jimeno Griñó. Médica del Servicio de Medicina Interna.
Paula Omedas Bonafonte. Médica del Servicio Medicina Intensiva.
Antonio García Domínguez. Médico del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo.
María José Anoro Casbas. Supervisora de Enfermería del Servicio de especialidades médicas.
Lara Aparicio Juez y Francisco Javier García Alarcón. Médicos de Servicio de Urología.
Hospital San Jorge. Huesca