Después de la infección respiratoria por COVID-19, ¿qué pasa con mis pulmones?

María Betrán Orduna, María Fernando Moreno, Virginia Moya Álvarez y Davinia Chofre Moreno. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza

Print Friendly, PDF & Email
La infección por COVID-19 puede producir una afectación sistémica, es decir, a nivel de muchos órganos del cuerpo, con una especial predilección por los pulmones. La gran mayoría de ingresos hospitalarios y de casos más graves se producen por la aparición de episodios de neumonía e insuficiencia respiratoria aguda grave.

Una vez que han superado la fase aguda de la infección, surge la pregunta de si existirán lesiones residuales a nivel del parénquima pulmonar. Nuestros esfuerzos se deben enfocar en el seguimiento clínico y funcional de las posibles lesiones residuales.

Al igual que muchos Hospitales de todo el país, desde junio de 2020 el servicio de Neumología del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza ha habilitado una consulta presencial destinada a hacer el seguimiento de pacientes que han estado hospitalizados por una infección respiratoria por SARS-CoV-2 y que al alta siguen presentando algún tipo de afectación a nivel pulmonar. También acuden a esta consulta pacientes derivados desde Atención Primaria o Neumología de Área cuando se detectan pacientes con síntomas respiratorios o pruebas complementarias alteradas una vez superada a infección aguda, hayan o no requerido hospitalización.

Creación de consultas de Neumología POST COVID-19

Se trata de una consulta monográfica de nueva creación, que actualmente se realiza de forma semanal, pero con posibilidad de incorporar más días según la demanda asistencial. Durante los meses previos a la apertura, se diseñó un protocolo de actuación con el fin de poder unificar el seguimiento desde el punto de vista neumológico de estos pacientes. Tiene como objetivo evaluar la situación actual, realizar un seguimiento a medio y largo plazo de los pacientes y valorar las posibles secuelas a nivel pulmonar. Durante las sucesivas revisiones, que se llevarán a cabo a lo largo de un año, se realizarán diferentes pruebas complementarias: pruebas de laboratorio (analíticas sanguíneas y gasometrías arteriales), pruebas de imagen (Radiografía torácica y/o TAC torácico de alta resolución) o pruebas para valorar la función pulmonar (Exploración funcional respiratoria completa con Espirometría básica, difusión y pletismografía, Test de la marcha de los 6 minutos y Presiones máximas pulmonares). También se solicitarán otras pruebas complementarias adicionales según la necesidad individual y se derivará a otros especialistas si fuese necesario (rehabilitación, cardiología, neurología…)

Aún no se cuenta con suficiente base científica para extraer conclusiones a cerca de la magnitud de las secuelas a nivel pulmonar. Lo que sí podemos afirmar es que estamos ante una situación inédita en la historia de la medicina debido a la pandemia de COVID-19, que ha modificado la situación de los sistemas de salud a nivel mundial pero que también tendrá una continuación en el tiempo. Tan importante es superar la fase aguda como conocer qué ocurrirá a posteriori a nivel pulmonar. Es ahí donde cobra gran importancia la creación de consultas de Neumología POST COVID-19, para detectar posibles secuelas de forma precoz y en caso de que las haya, tener la posibilidad de realizar un seguimiento a medio y largo plazo de estos pacientes.

AUTORES:

María Betrán Orduna. Médico Residente de Neumología en el HCU Lozano Blesa de Zaragoza.

María Fernando Moreno, Médico Residente de Neumología en el HCU Lozano Blesa de Zaragoza.

Virginia Moya Álvarez, Adjunta de Neumología en el HCU Lozano Blesa de Zaragoza.

Davinia Chofre Moreno, Médico Residente de Cardiología en el HCU Lozano Blesa de Zaragoza.