El donante de sangre de verano. ¡Un raro ejemplar!

Dr. Antonio Medarde Agustín

Print Friendly, PDF & Email
Hace años la Cruz Roja Canadiense lanzó una campaña especial promocionando la donación de sangre en el período estival. El eje central de dicha campaña era la figura de un pájaro mezcla de diferentes ejemplares de ave. El eslogan que acompañaba decía: “El donante de sangre del verano es un pájaro muy raro. ¡Sea Vd. uno!”.

La escasez de donaciones de sangre en la época de verano no es un hecho aislado que afecta únicamente a la sociedad canadiense. La realidad es que se trata de un fenómeno general que preocupa en gran medida a todos los responsables de los Centros de Transfusión y Bancos de Sangre.

Con objeto de paliar este déficit se organizan campañas específicas de promoción para esta época del año. En España concretamente, y repetida desde hace tiempo, cada verano se organiza la llamada “OLIMPIADA ROJA” para promocionar la donación de sangre en el período estival. El objetivo primario es conseguir el mayor número de donaciones posible, aunque más importante aún es tratar de que el mayor número posible de personas decidan animarse a ser donantes habituales de sangre (lo que solemos denominar “donantes fidelizados”).

¿Por qué en verano?

¿Por qué es tan difícil conseguir suficientes donaciones durante el período veraniego? En realidad cada época del año presenta unas dificultades específicas. En invierno la climatología es más adversa, en Navidad y Semana Santa muchas personas se van de vacaciones, en Febrero y Junio los universitarios están de exámenes, hay épocas de siembra y de recolección en el campo, etc.

Hay varios aspectos propios del verano que constituyen elementos negativos en relación con la donación de sangre:

  • El primero es la ausencia de muchos donantes que se encuentran fuera de su domicilio habitual, e incluso fuera de Navarra disfrutando de sus vacaciones. Al haber un reparto de dicho período entre los meses de Julio y Agosto (influencia de los Sanfermines) el impacto es menor que en muchas otras Comunidades Autónomas en las que una gran parte de la actividad industrial (y de otros sectores) cesa durante el mes de Agosto. El inconveniente específico en nuestro caso es que ese menor impacto se prolonga por espacio de dos meses.
  • Un sector social importante en el que hay numerosos donantes de sangre es el universitario. Esos estudiantes tienen más de un mes de vacaciones en verano y muchos están fuera por diversos motivos (viajes y excursiones, colaboración con ONGs, etc.)
  • En tercer lugar es un factor muy a tener en cuenta el hecho de que las vacaciones de edades infantiles con cierre de escuelas y guarderías hacen que los padres tengan menos libertad para acudir a donar. En el Centro de Transfusión Sanguínea de Navarra nos parece especialmente simpático en ver la naturalidad con la que algunos padres vienen con sus hijos por lo que animamos a que, el que pueda, viva esa experiencia que puede ser formativa y que es una de las mejores formas de conseguir nuevos donantes en el futuro.
  • Finalmente, y en directa relación con lo anterior, hemos de reconocer que el tipo de vida que hacen muchas familias durante las vacaciones de verano no va a favor de la donación de sangre. En unos casos porque se trasladan a sus localidades de origen o donde tienen una segunda vivienda y no regresan a su vivienda habitual en Pamplona o municipios periféricos hasta el final del verano. En otros casos las familias disfrutan de las instalaciones deportivas y sociales dotadas de piscinas y otras instalaciones y posponen la donación para otras épocas del año.

Sin vacaciones

Es muy importante, a la vista de lo expuesto, que los donantes en activo o los potenciales donantes tengan en cuenta que las necesidades de donaciones se producen a lo largo de todo el año, también en verano. Si bien algunos procesos, como puede ser al caso de ciertas intervenciones de cirugía programada, es posible retrasarlas para otras épocas del año, lo cierto es que los procesos más complicados que requieren transfusión como son los cánceres y leucemias, algunos trasplantes y, por supuesto, los accidentes graves no admiten demora. Como solemos decir en nuestro ambiente “nunca cogen vacaciones”.

Navarra mantiene el índice de donación de sangre más elevado en el conjunto de Comunidades Autónomas. Ello significa que habitualmente mantenemos una cobertura adecuada de nuestras necesidades de productos sanguíneos. Ahora bien, en ningún caso debemos caer en el triunfalismo de pensar que tenemos garantizada dicha cobertura en todo momento y sin ningún esfuerzo por nuestra parte.

La mejor forma de resumir todo lo expuesto es reproducir el lema que creamos hace pocos años para una campaña de donación: ¡RECUERDA! También en verano, tu sangre es muy necesaria.