El trastorno obsesivo compulsivo, una aproximación a la estabilidad

Dra. Cristina Soler González. Especialista en Psiquiatría. Hospital Miguel Servet. Zaragoza Dra. C. Rocío Sierra Labarta. Especialista en Urología. Hospital Reina Sofía de Tudela. Navarra

Print Friendly, PDF & Email
El Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) es un cuadro crónico que puede tener muchas características, generalmente aparecen pensamientos, imágenes, dudas e impulsos repetitivos, intrusivos e indeseados que son difíciles de ignorar. Estos pensamientos son la parte obsesiva del “Obsesivo Compulsivo” y en ocasiones provoca que la persona realice rituales o compulsiones repetitivos con el fin de intentar librarse de las obsesiones.

La manifestación de las obsesiones y compulsiones es heterogénea, y los síntomas de un paciente puede solaparse y cambiar en el tiempo.
Las obsesiones más comunes incluyen miedo a la contaminación o a los gérmenes, la duda persistente, el miedo a causar daño a otros ó a uno mismo, los pensamientos groseros, violentos o sexualmente perturbadores, y la tendencia al orden o colocación de los objetos.
Las personas con TOC intentan luchar contra estos pensamientos con las compulsiones, que serían los rituales mentales ó físicos que implican realizar acciones repetidamente, tales como lavarse de forma excesiva, limpiar, revisar, contar, conservar, etc. A pesar que estas acciones son realizadas para disminuir la parte obsesiva, frecuentemente provocan mayor angustia y preocupación por los pensamientos obsesivos.
Las compulsiones ó actos compulsivos son ser definidos como acciones repetidas intencionalmente, las cuales el individuo se siente obligado a realizar de acuerdo a sus propias reglas ó de una forma estereotipada. Normalmente, el individuo experimenta un sentimiento de resistencia al acto, pero este es anulado por el fuerte y subjetivo empuje de realizar la acción. La mayoría de las veces el principal objetivo tras el acto compulsivo, es generar alivio temporal de la ansiedad provocada por la obsesión anterior.

¿Cómo se presenta?

La forma más frecuente de presentación es el miedo a la contaminación que va seguida de lavados compulsivos y de la evitación del objeto temido (tocar pomos de puertas, dar la mano, etc,), aunque en ocasiones el temor es hacia objetos que no es posible evitar (como la orina, polvo o gérmenes), llegando incluso a recluirse y aislarse por este temor.
La mayoría de los pacientes saben que sus pensamientos y conductas son irracionales y sin sentido, pero se sienten incapaces de ponerles fin, provocando gran malestar al no poder controlarlo.
El TOC afecta a hombres y mujeres con igual frecuencia, y en promedio, sucede a fines de la adolescencia y al principio de la edad adulta. Sin embargo, muchos ocultan su enfermedad y demoran la visita al médico, pudiendo tardar 10 a 15 años ó incluso más tiempo en buscar ayuda profesional.

¿Cuál es su origen?

No existe una causa concreta que se haya podido identificar como causa definitiva del TOC. El curso acostumbra a ser largo. Muchos estudios clínicos respaldan un desequilibrio en el neurotransmisor de la serotonina, pudiendo estar implicada en la formación de las obsesiones y compulsiones. Por otro lado, múltiples estudios plantean que el TOC tiene un componente genético importante. Existen factores psicológicos que pueden favorecer el mantener la clínica de TOC, por eso terapias centradas en la conducta como la Terapia Cognitivo Conductual (TCC) se han visto tan eficaces como la farmacoterapia.
Como ya hemos dicho el TOC a menudo pasa inadvertido y no es diagnosticado, generalmente por la negativa del paciente a revelar sus síntomas, debido a sentimientos de vergüenza.
Los tratamientos más eficaces que hay para tratar el TOC con éxito son la Terapia Cognitivo Conductual y los fármacos Inhibidores Selectivos de Recaptación de la Serotonina. Actualmente nuevas técnicas y abordajes psicoterapéuticos están dando buenos resultados en pacientes con clínica obsesivo-compulsiva.

Por tanto, como primera medida, sería el conocimiento de la enfermedad para un diagnóstico precoz. Es importante reducir este tiempo de intervención y tomar conciencia sobre el diagnóstico de esta enfermedad.