Enfermedades pulmonares por asbesto

Carmen Jimeno Griñó, Paula Omedas Bonafonte, Melody García Domínguez, Lara Aparicio Juez, María Marín Ibañez, Mariela Olivari Montoya, María José Anoro Casbas, Antonio García Domínguez, Alejandra Utrilla Fornals, Francisco Javier García Alarcón y Pilar Jimeno Griñó

Print Friendly, PDF & Email
Las enfermedades pulmonares relacionadas con el asbesto son la asbestosis, el derrame pleural benigno, las placas pleurales, el engrosamiento pleural difuso, el carcinoma broncogénico y el mesotelioma pleural y peritoneal.

La asbestosis es una fibrosis pulmonar intersticial en la que se demuestran cuerpos o fibras de asbesto. Su etiología es debida a la exposición a fibras de amianto o asbesto, requiriendo una exposición importante y continuada, con una latencia de 15-40 años tras la exposición. Los grupos de alto riesgo son los trabajadores de minería, serrerías, fabricación de productos que contienen amianto, construcción, fabricación de materiales plásticos de relleno, frenos, embragues etc…Debido a la exposición, se acumulan macrófagos y neutrófilos en los alveolos como reacción al depósito de asbesto en el pulmón. La liberación de sus enzimas lisosómicas genera inflamación y posteriormente fibrosis. Cursa con la clínica de la fibrosis pulmonar idiopática: disnea de esfuerzo progresiva, tos seca, acropaquias y estertores crepitantes teleinspiratorios basales. El diagnóstico se puede realizar con pruebas de imagen con una radiografía de tórax y un TAC de alta resolución donde se observarán datos de fibrosis pulmonar, con un patrón intersticial reticular bilateral que predomina en bases y/o atelectasias redondas. Se puede realizar una biopsia pulmonar y lavado broncoalveolar donde se observará un aumento de neutrófilos y la presencia de cuerpos ferruginosos que se tiñen de azul con el PELS, indicando exposición al asbesto. También se pueden realizar pruebas funcionales para observar un patrón restrictivo o pruebas de difusión, presentando una capacidad de difusión disminuida. No existe un tratamiento específico, siendo el único tratamiento de soporte con oxigenoterapia para tratar la hipoxemia y abandono del hábito tabáquico, ya que la exposición al asbesto y al tabaco aumenta el riesgo de cáncer de pulmón.

Derrame pleural benigno

Por otro lado, el derrame pleural benigno suele cursar en forma de pequeños derrames sanguinolentos y estériles, asociándose a largo plazo a un mesotelioma. Se realizará drenaje del derrame en caso de ser voluminoso y producir disnea.
Las placas pleurales son placas hialinas, de colágeno, a veces calcificadas y aparecen bilateralmente en la pleura parietal. Son asintomáticas y sólo indican exposición al asbesto. Su localización más frecuente es en zonas inferiores, en diafragma y en el borde cardíaco.
El engrosamiento pleural difuso se localiza en la pleura visceral, por debajo del 4º espacio intercostal y de forma bilateral. Cursa con clínica de disnea y un patrón restrictivo en las pruebas funcionales. En caso de disnea severa, puede ser necesaria la decorticación.

El carcinoma broncogénico precisa de 20-30 años de tiempo de latencia tras la primera exposición y su riesgo se incrementa con el tabaco. El 40% de los pacientes con asbestosis fallecen de cáncer de pulmón, siendo la neoplasia más frecuente el carcinoma broncogénico.
El mesotelioma pleural y peritoneal precisan un tiempo de latencia de 30 a 35 años tras la primera exposición. Al contrario que en la asbestosis, no se requiere una exposición continuada al asbesto.
En España la asbestosis y los cánceres de pulmón y pleura asociados a exposición al asbesto figuran en el cuadro de enfermedades profesionales recogido en el Real Decreto 1995/1978 de 12 de mayo. Actualmente en España, por la Orden de 7 de diciembre de 2001, está prohibido todo nuevo uso o aplicación del amianto, salvo en el sector de la demolición, para el que se han regulado una serie de medidas de protección especiales, y para el sector de la fabricación de cloroálcalis (juntas de amianto en la fabricación de cloroálcalis). La prevención médica consiste en la prevención con campañas antitabaco en todos los trabajadores que están o han estado expuestos al asbesto. Con el fin de detectar lo antes posible las enfermedades, se han diseñado unos reconocimientos periódicos en los trabajadores expuestos y, dado el elevado período de latencia, deben realizarse a los trabajadores jubilados expuestos o postocupacionales.

AUTORES

Carmen Jimeno Griñó. Residente Medicina Interna. Hospital San Jorge. Huesca
Paula Omedas Bonafonte. Residente Medicina Intensiva. Hospital San Jorge. Huesca
Melody García Domínguez. Residente Cirugía General. Hospital San Jorge. Huesca
Lara Aparicio Juez. Residente Urología. Hospital San Jorge. Huesca
María Marín Ibañez. Enfermera del Servicio Medicina Intensiva. Hospital San Jorge. Huesca
Mariela Olivari Montoya. Enfermera especialidades médicas. Hospital San Jorge .Huesca
María José Anoro Casbas. Supervisora enfermería especialidades médicas. Hospital San Jorge. Huesca
Antonio García Domínguez. Residente Servicio Cirugía General y del Aparato Digestivo. Hospital Universitario Severo Ochoa. Leganés. Madrid
Alejandra Utrilla Fornals. Residente Servicio Cirugía General y del Aparato Digestivo. Hospital San Jorge. Huesca
Francisco Javier García Alarcón. Residente Servicio Urología. Hospital San Jorge. Huesca
Pilar Jimeno Griñó. FEA Servicio Cirugía General y del Aparato Digestivo. Hospital de la Vega Lorenzo Guirao. Cieza. Murcia