Enfermedades transmitidas por garrapatas

Dra. Susana Clemos Matamoros. F.E.A. Medicina Interna. Hospital Reina Sofia. Tudela

Print Friendly, PDF & Email
Las garrapatas se han convertido en los principales vectores de enfermedades infecciosas en el mundo industrializado, pudiendo transmitir a través de su picadura diversas bacterias y virus, además de causar procesos alérgicos y tóxicos.

En nuestra zona las dos principales enfermedades transmitidas por garrapatas (ETG) son la Enfermedad de Lyme, causada por Borrelia burgdorferi, y la Fiebre exantemática mediterránea o Fiebre Botonosa, producida por Rickettsia conorii y transmitida por garrapata del perro.
Las garrapatas pueden vivir en diferentes medios, lo más frecuente es en medios donde habitan animales silvestres o en explotación ganadera, en las que se dan las condiciones más adecuadas para el desarrollo de su ciclo vital.
Habitualmente las garrapatas se encuentran en la hierba o arbustos esperando para alimentarse.
El ser humano interacciona con las garrapatas de forma accidental, ya que no es el huésped preferido de ninguna forma de garrapata.
Todas las garrapatas no transmiten enfermedades, ni pican a las personas, y en el caso de picaduras a humanos no todos ellos van a desarrollar enfermedades ni complicaciones.

¿Cómo evitar la picadura de una garrapata si salgo al campo?

La mejor manera de prevenir una ETG es evitar su picadura por lo que en las salidas al campo o zonas boscosas, se aconseja llevar a cabo una serie de medidas de protección individual.
Usar prendas de maga larga y pantalones largos.
Evitar sandalias o calzado abierto procurando usar siempre botas cerradas con calcetines que cubran la parte inferior de los pantalones .
Usar ropa de color claro ya que de esta forma será más fácil comprobar si hay alguna garrapata sobre ella.
Caminar si es posible por la zona central de los caminos y evitar el contacto con la vegetación circundante.
Evitar sentarse en el suelo en las zonas con vegetación.
Uso de repelentes antiparasitario en los animales de compañía.
Al finalizar la jornada es fundamental examinar todo el cuerpo para detectar si hay alguna garrapata y puede ser aconsejable lavar la ropa con agua caliente.

¿Y si a pesar de tener cuidado me pica, me la quito?

Las ETG son más frecuentes cuando se manipula la garrapata o no se extraen de manera correcta.
La mayoría de las ETG requieren que el parásito se adhiera e ingiera sangre durante algunas horas antes de que la persona se infecte, por eso es tan importante quitarla cuanto antes.
El método de extracción que se asocia de una forma estadísticamente significativa a un menor número de complicaciones e infecciones derivadas de la picadura es la retirada cuidadosa con pinzas finas y borde liso (sin dientes). Se debe introducir la pinza entre la cabeza y la piel, lo más próximo posible a la superficie cutánea y aplicar una tracción constante y firme de forma perpendicular a la piel hasta que se extraiga el artrópodo.
Hay que revisar que la garrapata se haya extraído entera. Si creemos que puede quedar parte dentro de la piel, se debe intentar extraer para evitar complicaciones.

Posteriormente se debe aplicar un antiséptico local como povidona yodada o clorhexidina.

¿Y después de la picadura qué hago?

Si es posible, se debe conservar la garrapata, ya que puede ser una muestra clínica de gran valor y orientar las posibilidades diagnósticas en el caso de desarrollar algún tipo de enfermedad tras la picadura.
Tras la picadura es frecuente el desarrollo de una pápula en el punto de picadura que por lo general desaparece en días o semanas y no requiere de atención sanitaria.
En el caso de aparición de lesiones negruzcas en la zona de la picadura, fiebre o lesiones cutáneas generalizadas (exantema) deberá acudir a consulta médica para estudio de enfermedad transmitida por garrapata.

Enfermedad de lyme

Es una de las dos principiales ETG en nuestro medio, causada por una garrapata llamada Borrelia Burdogferi. Presente en toda España, aunque de forma significativa en Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, La Rioja y Navarra.
Los síntomas iniciales de padecer enfermedad provocada por la picadura de esta Borrelia, consiste en aparición de un característico eritema, llamado Eritema Migratorio que es el mejor marcador y se considera signo inequívoco de esta enfermedad. Aparece habitualmente entre 1-15 días tras la picadura, se va expandiendo por los bordes y aclarando por el centro adoptando un aspecto típico anular. Puede adquirir gran tamaño, hasta 70 cm y presentar distintas tonalidades.
Asociado al Eritema pueden aparecer síntomas inespecíficos como cansancio, dolor de cabeza, dolores musculares, ganglios y ocasionalmente fiebre.
En el caso de que estos síntomas pasen desapercibidos y la enfermedad no se trate, de forma crónica (tras meses e incluso años) el paciente puede entrar en una fase diseminada/crónica con la aparición de síntomas más graves; desde clínica articular, síntomas cardiológicos como bloqueos auriculo-ventriculares y síntomas neurológicos como meningitis.
El diagnóstico debe sustentarse en el ambiente epidemiológico (zonas prevalentes) y en el uso de pruebas de laboratorio de alta sensibilidad que miden la presencia de anticuerpos Ig G e Ig M.
El tratamiento en fase inicial es sencillo y consiste en la administración de un antibiótico vía oral ( de elección la doxiciclina) durante 10-14 días.

Fiebre exantemática mediterránea o fiebre botonosa

Es la segunda enfermedad transmitida por garrapata más frecuente en nuestro medio, y el agente responsable es la Rickettsia conorii.
Más frecuencia de casos en primavera-verano.
Las manifestaciones clínicas habituales características son la asociación de Fiebre + Mancha negra en la zona de la picadura + exantema generalizado.
El periodo de incubación medio es de 7 días.
Es muy típica la aparición en el lugar de la picadura una escara o mancha negra, que en el caso de los niños pueden ser múltiples.
La aparición de la mancha negra puede preceder a la fiebre, que está presente en todos los casos.
Otros síntomas que pueden aparecer de forma menos frecuente son la cefalea, los dolores articulares, musculares, fotofobia y conjuntivitis.
A los 3-4 días del inicio de la fiebre es típico la aparición de un exantema maculopapular, que puede ser generalizado, aunque lo más frecuente es que afecte a raíces de miembros, palmas y plantas y menos frecuentemente tronco.
El diagnóstico consiste en la suma de la sospecha ante las manifestaciones clínicas características mencionadas y la confirmación mediante pruebas de laboratorio.
Los anticuerpos aparecen a los 10-14 días del inicio de los síntomas.
La detección de ADN de la Rickettsia en sangre o en la propia mancha negra es el método diagnóstico más específico, pero no en todos los laboratorios está disponible.
En cuanto al tratamiento, al igual que en la enfermedad de Lyme , la doxiciclina es el tratamiento de elección, tomada de forma oral durante unos 7-10 días.
En resumen, las garrapatas con vectores de enfermedades infecciosas que pueden ser potencialmente graves. La mejor manera de prevenir las enfermedades que transmiten es evitar la picadura de las garrapatas, para ello es fundamental adoptar medidas de protección cuando salgamos a ambientes rurales.
En el caso de no poder evitar ser picado es importante estar atento a los signos y síntomas que pudieran aparecer y acudir a consulta médica para valoración si precisa tratamiento específico.