Enfermería y adhesión al tratamiento

Alicia Sánchez García. Centro de Salud Torrero-La Paz

Print Friendly, PDF & Email
Muchos de los estudios actuales coinciden en la tendencia de un excesivo consumo de fármacos y no se conoce la causa a la que es debido este hecho. España es un país donde hay un gran envejecimiento de la población, aumenta la edad y aumentan las enfermedades crónicas. Cada vez hay más medicamentos eficaces pero su grado de control es bajo debido a una falta de adherencia hacia ellos.

El diseño de los fármacos tiene como propósito curar, prevenir o aliviar síntomas en las personas. Si no hay alguno de estos motivos no se deberían de usar sin una prescripción por un profesional de salud y una vez cumplida su misión se deberían de retirar o controlar su administración.
Si un fármaco se consume inadecuadamente puede ser lesivo. Desde la edad adulta se puede disminuir la aparición de enfermedades ¿Cómo? cambiando el estilo de vida. En esta labor la enfermera le puede ayudar porque informa, controla y educa para prevenir.

Interacción de los medicamentos

A partir de los 65 años se suele acudir más al centro de salud, viendo una sala de espera habitualmente la media no baja de 65 años en general. Aparecen enfermedades y dolencias propias de la edad, nuestros órganos van envejeciendo y no funcionan igual que tiempo atrás. Tenemos fecha de caducidad aunque en las últimas décadas gracias a un mejor estilo de vida, a los avances tecnológicos y a la promoción y prevención de la salud, la esperanza de vida se ha alargado y ya no hay viejos tan viejos, hay otras edades.
Las personas mayores de 65 años cuando acuden a su médico a consultar por una sintomatología o problema de salud, pueden ser diagnosticados con alguna enfermedad como hipertensión arterial, diabetes, dislipemia, cardiopatía, cáncer, enfermedad pulmonar…Tras la realización de alguna prueba analítica y diagnóstica o ser derivados a un especialista acaban con una o varias prescripciones de fármacos que mejorarán o aliviarán sus problemas de salud.
Se suele iniciar una cascada de prescripciones que pueden conllevar otro tipo de sintomatologías producidas por la interacción de los diferentes fármacos que deben tomar.
Llamamos polimedicadas a las personas que consumen cinco o más fármacos y si hay comunicación interactiva con el profesional de salud los resultados mejorarán los niveles de cumplimiento o adhesión. Una mala gestión puede aumentar la gravedad, evolución y consecuencias de los problemas de salud ocasionando también costes económicos elevados.
La persona es un ser holístico, se concibe como un todo y no solo como la suma de sus partes, se hace mayor y tiene que asumir cambios en su estilo de vida debido a la aparición de enfermedades crónicas, encuentra dificultades para controlarlo y el papel de intervención de la enfermera puede reforzar el plan terapéutico prescrito.
Una actividad de enfermería en el centro de salud es la entrevista con el paciente o cuidador donde nosotras valoramos la adherencia al tratamiento de los mismos. Se revisan los medicamentos que aporta el paciente (bolsa de medicamentos) y comprobamos si coinciden con los registrados en la historia clínica.
Valoramos la adherencia al tratamiento mediante un test de Morisky- G- Levine.
Hacemos una valoración del grado de conocimiento del paciente sobre su enfermedad y medicación.
Detectamos si hay algún problema relacionado con los medicamentos e intentamos resolver las dudas planteadas por el paciente o por su cuidador.
Detectamos casos de mala adherencia al tratamiento debido a factores como:
• Miedo a los efectos secundarios.
• Efectividad baja, confían en el consejo de su médico pero a veces los pacientes expresan tener dificultad para comprenderlo y cuestionan la efectividad de su uso.
• Varios prescriptores al recetar diferentes fármacos pueden inducir duplicidades de tratamiento.
• Olvidos, dificultad para tomarlos.
• Desconocimiento, no saben para que lo toman.
• Cambio de medicación, nombre o apariencia, (genéricos) causa confusión.
• Dudas cuando los beneficios de tomarlos son poco claros y reducen la dosis por su cuenta y riesgo o no toman el medicamento recetado.
• Agobio por tener que tomar tantos de por vida, lo cual les puede afectar socialmente en sus relaciones.
Las personas mayores se vuelven más olvidadizas. Se hacen fármacos complicados de usar Si se detectan problemas cognitivos debemos estar más alerta.
La adherencia terapéutica fue definida por la OMS como “el grado en el que el comportamiento del paciente se corresponde con lo acordado o recomendado por los profesionales de la salud, en lo que se refiere a la toma de su medicación, en el seguimiento de una alimentación adecuada o en los cambios en su estilo de vida”.

Atención de enfermería

Las enfermeras enseñamos en la consulta a que se sea participe de su propio cuidado. Se trabaja directamente con los pacientes para detectar problemas y resolverlos en relación al uso de los fármacos, todo ello a través del proceso de atención de enfermería. Proporcionamos una información adecuada sobre la farmacoterapia, explicamos la importancia de la adherencia al tratamiento y adiestramos en el uso de los medicamentos para conseguir evitar los errores más frecuentes .Intentamos que la desconfianza que muestran a veces porque saben que son beneficiosos pero a su vez pueden producirles otros problemas de salud desaparezca explicándoles más detenidamente sus efectos, esto disminuye la ansiedad que sufren a veces y miedo a tomarlos.
Es importante que los pacientes sean responsables de su salud ejerciendo parte activa en su tratamiento, para ello deben estar informados y motivados y enfermería les informa adecuándose a la edad y a capacidad para entendernos.