Erupciones cutáneas provocadas por picaduras y mordeduras

Anabel Bardón Ranz

Print Friendly, PDF & Email
Con la llegada del verano, el buen tiempo y el contacto con la naturaleza, el hombre se convierte una presa fácil para insectos, arañas, escorpiones y serpientes que antes estaban hibernando. En nuestro entorno la mayoría de los casos son leves y los síntomas locales son los más frecuentes, aunque no hay que olvidar la gravedad que en ciertas personas hipersensibilizadas o con características especiales puede suponer una agresión por estos animales.

Insectos

Las picaduras por insectos (abejas, avispas, moscas y orugas), habitualmente, son leves y producen enrojecimiento, prurito e inflamación de la zona, pero pueden ser graves en el caso de que sean múltiples, en cara y cuello o la persona sea alérgica.

  • Qué hacer: quitar el aguijón si está presente, raspando con la parte posterior de una tarjeta dura o rasurando con una maquinilla. Lavar bien con agua y jabón. Cubrir el sitio de la picadura con hielo (envuelto en un trozo de tela). Si es necesario, tomar un antihistamínico o aplicarlo tópicamente para reducir el picor. Si son múltiples o la infamación es importante hay que aplicar corticoides tópicos y/o por vía oral. Si lareacción es sistémica: avisar inmediatamente al 112 y llevar al Servicio de Urgencias más próximo. En caso de que se padezca una alergia conocida, no dudar en aplicar si se dispone de jeringas precargadas de adrenalina.
  • Cómo prevenirlas: evitar los movimientos rápidos y bruscos cerca de colmenas o nidos de insectos y utilizar los repelentes para insectos apropiados, así como ropa protectora. Prescindir de perfumes y ropa con figuras florales o de colores vivos. Aquellas personas que tienen alergias deben llevar consigo un botiquín de emergencia de adrenalina y los amigos o familiares deben aprender a utilizarlo en caso de una reacción. En las personas que han presentado reacciones generalizadas graves, se aconseja la desensibilización paulatina con veneno de himenóptero, siempre bajo la indicación de un alergólogo.

Arácnidos

Escorpiones

Dice el refrán que “nada da más picazón que el aguijón de un escorpión”. En la península existen dos variedades, por una parte el escorpión doméstico, que produce linfangitis y edema. Por la otra, el escorpión campestre cuyo veneno es neurotóxico y produce un dolor muy intenso. En personas alérgicas puede existir anafilaxia.

  • Qué hacer en caso de agresión: aplicar hielo de forma inmediata; es fundamental el uso de analgésicos para el control del dolor, evitando siempre el uso de opiáceos o derivados; se recomienda usar antihistamínicos de forma intramuscular o intravenosa; si existen alteraciones neurológicas se deberá administrar gluconato cálcico de forma lenta; si presenta anafilaxia se deberá tratar sintomáticamente con medidas de sostén y en casos de afección sistémica grave y para las especies exóticas existen sueros específicos anti-escorpión.
  • Cómo prevenir sus ataques: el animal es nocturno, de ahí que no convenga dormir al aire libre, sino dentro de tiendas bien cerradas. Tampoco es recomendable caminar descalzo o usar sandalias en parajes sospechosos de ser habitados por estos arácnidos atípicos (lugares soleados y pedregosos). Es recomendable sacudir la ropa y el calzado tras una noche de acampada.

Arañas

En general, las arañas españolas son inofensivas, una picadura de efecto tóxico local se manifiesta por una escasa inflamación, dolor variable y, ocasionalmente, aparición de ganglios. La clínica sistémica puede variar desde un malestar general con dolor de cabeza, náuseas e incluso espasmos musculares, aunque esto ocurre en escasas ocasiones y en función de las características previas del paciente.

  • Qué hacer: limpiar y enfriar el lugar donde se ha producido la picadura. Usar antihistamínicos y corticoides locales y parenterales. En caso de cursar con alteraciones neurológicas, habrá que administrar gluconato cálcico, vía intramuscular o intravenosa.

Garrapatas

Su picadura puede pasar desapercibida, aunque produce una reacción local leve hasta sistémica (anafilaxia), sin olvidar que trasmiten enfermedades.

  • Qué hacer: lo importante es retirarla lo antes posible con cuidado para que no quede nada en la piel. No es conveniente utilizar métodos caseros como clavar una aguja caliente o cigarrillo, impregnarla con trementina o aceite por que la estimulan a inyectar más veneno. Después lavar y desinfectar la zona

Picaduras por animales marinos (medusas, erizos y rayas)

Producen lesiones vesiculosas y eritematosas muy dolorosas.

  • Qué hacer: administrar amoniaco o alcohol sobre la zona afectada, retirar las espinas o púas si las hubiera. En casos más graves, con amplias zonas afectadas, se deben aplicar otras medidas como fármacos antihistamínicos y corticoides, incluso de forma intravenosa, precisando en esta situación el traslado a un centro hospitalario.

Mordeduras de serpiente

La mortalidad por mordedura en España es menor del 1%. Existen dos especies de víboras y una de culebra venenosas en Navarra (la primera produce dos incisiones paralelas separadas 0,5cm y la mordedura de la segunda es en forma de U).

Tras la mordedura aparece siempre un dolor intenso irradiado a toda la extremidad, un ganglio local doloroso acompañado de inflamación inmediata que aumenta en 36-72 horas, en raras ocasiones hay clínica general, que suele ser de intensidad variable desde náuseas, vómitos, dolor abdominal y bajada de tensión arterial y taquicardia. También, se dan manifestaciones neurológicas que van desde dolor de cabeza y mareo hasta convulsiones.

  • Qué hacer: traslado a un servicio de urgencias en posición lateral de seguridad y con la extremidad inmovilizada o evitar movimientos innecesarios. Llevar la serpiente si es posible para su identificación. Evitar puncionar o succionar, así como el uso de torniquetes, que pueden producir aumento de la inflamación y gangrena e incluso la amputación del miembro. Revisión de la herida por si hubiera restos de colmillo: limpiar, desinfectar y elevar la extremidad. Aplicar profilaxis antitetánica, antibiótico y analgesia. En el caso de picaduras por víboras y síntomas severos, ya en el hospital, se puede emplear el suero antiofídico.
  • Cómo prevenirlas: utilizar pantalones largos y calzado cerrado en paseos por zonas montañosas y guantes de cuero en trabajos agrícolas. No coger ofidios si no se conoce su peligrosidad. Tener animales domésticos en casas de campo para ahuyentarlos.

Mordeduras por animales y humanos

Son generalmente heridas de tipo punzantes o contusas, que afectan a la piel y se acompañan de lesiones de músculo y nervio, según profundidad, pudiendo dar señales de carácter sistémico. Hay alto riesgo de infección.

  • Qué hacer: revisar la herida, limpiar y desinfectar con desbridamiento de bordes. Emplear profilaxis antibiótica con amoxicilina-clavulánico tanto si es de animal como de humano. No suturar la herida, ni aplicar profilaxis antitetánica. Valorar la necesidad de usar profilaxis antirrábica (animales salvajes, cachorros sin vacunar). Si hay signos de infección (celulitis, linfangitis, etc.) llevar a un hospital.