Escoliosis

Alba Pérez Cintas. Facultativa Especialista de Cirugía Ortopédica y Traumatología. Isabel Ayechu Díaz, Amaia Arbizu Araiz, Maitane Fernández Pérez e Irene Romero Redondo. MIR Cirugía Ortopédica y Traumatología. Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
La columna vertebral de toda persona se curva un poco de manera natural, pero las personas con escoliosis, presentan una mayor curvatura.

La escoliosis es la deformidad de la columna vertebral más frecuente en niños y adolescentes. Se trata de una curvatura lateral de la columna vertebral que ocurre con mayor frecuencia durante el periodo de crecimiento anterior a la pubertad.
Se considera que existe una escoliosis cuando existe una curva vertebral superior a los 10º Cobb en una radiografía en bipedestación. Esto puede dar lugar a una asimetría del tronco leve en alrededor del 10% de la población, aunque se considera una variante de la normalidad. Sin embargo, menos del 10% de la población con escoliosis llegará a necesitar tratamiento a lo largo de su vida.

¿A qué se debe?

En la mayoría de los casos, la escoliosis es de origen idiopático, es decir, no se conoce la causa por la que se produce. Se cree que se debe a una causa multifactorial.
Frecuentemente se descubre de forma accidental. Existe la denominada “escoliosis escolar”, que se da en aquellos pacientes con una mínima asimetría del tronco que son remitidos al médico sin llegar a presentar una escoliosis propiamente dicha. Los pacientes con escoliosis pueden presentar:
Asimetría de hombros.
Prominencia de una de las escapulas.
Asimetría de la cintura, presentando un lado de la cintura más elevado que otro.

En la consulta del médico

Cuando acuda a la consulta de su médico, este le realizará una anamnesis y una exploración completa para valorar su escoliosis
Su médico se encargará de descartar posibles anomalías neurológicas, cardiacas o renales que se pueden dar en escoliosis que se deban a otras causas. Los tipos menos frecuentes de escoliosis pueden ser a causa de:
Afecciones neuromusculares, como la parálisis cerebral infantil o la distrofia muscular.
Defectos de nacimiento que afectan la formación de los huesos de la columna vertebral.
Lesiones o infecciones de la columna vertebral.
Además, su médico recabará información sobre factores que le indiquen el riesgo de progresión de la curva. Esta progresión generalmente se asocia al pico de crecimiento que se da en la adolescencia. Esto normalmente ocurre entre los 10-13 años en las chicas y entre los 12-15 años en los chicos.

¿Qué síntomas produce?

En la mayoría de los casos, la escoliosis no produce dolor de espalda. Sin embargo, un dolor de espalda leve no es infrecuente en la escoliosis idiopática del adolescente debido al desequilibrio muscular originado por la curvatura vertebral.
Su médico le realizara también un estudio por imagen para poder valorar la escoliosis. Para ello, se considera a las radiografías simples el método de elección.

¿Cómo se trata?

Una vez diagnosticado de escoliosis, se debe tener en cuenta que el 90% de las desviaciones son leves y solo requieren observación por parte de su médico, por lo que el paciente no debe preocuparse al recibir este diagnóstico.
En caso de ser necesario el tratamiento, el objetivo será evitar la progresión de la escoliosis
En la mayor parte de casos casos en los que sea necesario el tratamiento, este será de tipo ortopédico mediante corsés. Estos tienen como finalidad prevenir la progresión de deformidad y se usan en paciente que aún se encuentran en la fase de crecimiento. Es importante que el corsé se use durante el tiempo indicado por su médico, ya que su efecto depende del tiempo que se lleve puesto. Los corsés permiten realizar las actividades de la vida diaria. Se realizará un seguimiento por parte de su médico que mantendrá el corsé normalmente hasta finalizar el desarrollo.
En escasos casos será necesario realizar un tratamiento quirúrgico. Este se reserva para aquellas escoliosis que presenten una curva superior a los 45º en pacientes que aun sean esqueléticamente inmaduros o que presenten riesgo de progresión de la curva a pesar del tratamiento ortopédico. El objetivo de la cirugía será corregir la deformidad y mantener la corrección.