Hipoacusia, la deficiencia sensorial más frecuente en el mundo

Centro Navarro de la Audición

Print Friendly, PDF & Email
En España el 8% de la población tiene dificultad auditiva y a partir de los 55 años este porcentaje crece al 35%. Según datos de la OMS 360 millones de personas sufren pérdida auditiva. Estas personas manifiestan incapacidad parcial para escuchar sonidos en uno o ambos oídos, generándoles problemas que afectan a su calidad de vida como irritabilidad o aislamiento. Hoy la tecnología permite solucionar estos inconvenientes de manera personalizada con un solo objetivo: que el paciente VUELVA A ENTENDER.
Centro_Audicion

El problema de la pérdida auditiva es que, generalmente, es paulatina, lo cual implica que la persona afectada empieza a preocuparse de ella cuando ya se convierte en un impedimento para mantener una relación social fluida. Los síntomas que ponen en alerta al hipoacusico y que realmente le preocupan son la dificultad para ENTENDER en ambientes ruidosos y mantener una conversación cuando dos o más personas hablan simultáneamente.

¿Qué es la presbiacusia?

La presbiacusia es el nombre con que se conoce la hipoacusia a partir de los 65 años, una afección que crece en número de afectados debido a que nuestra expectativa de vida es cada vez mayor. Su causa más simple son los cambios provocados en el oído interno por envejecimiento y muerte natural de las células, que transmiten una información sonora fragmentada al cerebro provocando una mala interpretación del sonido. A este envejecimiento natural tras toda una vida de escuchar sonidos hay que incrementar el daño producido por infecciones habituales, enfermedades infantiles (meningitis, paperas, sarampión, etc.), exposición continuada a ruidos altos (laborales y de ocio), problemas circulatorios, problemas artríticos, transmisión genética…

En España el 8% de la población tiene dificultad auditiva y a partir de los 55 años este porcentaje crece al 35%.

La presbiacusia es habitualmente bilateral, nos afecta de dos maneras diferentes: es un déficit físico, pero por la naturaleza de la audición, sus consecuencias son emocionales. Las personas que la sufren pueden llegar a ver su vida afectada profundamente.

Perder calidad de vida

No entender provoca situaciones de frustración. La persona afectada, en muchos casos, se va retrayendo. Sabiendo de antemano que va a tener problemas rehúye las situaciones en las que pueda verse afectado por su pérdida auditiva. Cualquier actividad en compañía produce el estrés de intentar seguir una conversación sin conseguirlo. Puede además afectar a la autoestima, sabiendo que van a ser evidentes sus confusiones. El hipoacusico se irrita por las demandas para que preste atención y los que le rodean se irritan por la continua necesidad de repetir. Se siente molesto por el exceso de ruido ya que no lo discrimina correctamente y puede que incluso una comida familiar llegue a convertirse en algo desagradable.   Al fin, decide no participar y puede llegar al aislamiento.

El problema de la pérdida auditiva es que suele ser paulatina, lo que implica que la persona afectada empieza a preocuparse de ella cuando ya se convierte en un impedimento para mantener una relación social fluida.

Soluciones para volver a vivir con calidad

En la mayor parte de los casos la solución para la pérdida auditiva consiste en la adaptación audioprotesica. Hoy los audífonos pueden personalizarse a las necesidades del paciente para que vuelva a entender con confortabilidad y comodidad en cualquier ámbito. Solo es necesario disponer de la tecnología necesaria y los conocimientos para utilizarla.

En Centro Navarro de la Audición tenemos muy claro que no se trata de OIR MAS. Sabemos que nuestros pacientes QUIEREN ENTENDER para poder participar e interactuar con la vida como han hecho siempre. Todo nuestro esfuerzo, todo nuestro trabajo, busca y consigue ese fin.

Por ese motivo pedimos que no se conformen “con defenderse” y vengan a conocernos, tanto si tienen una experiencia desafortunada con los audífonos que ya utilizan como si son nuevos usuarios. Solo cuando se vuelve a recuperar una audición correcta se darán cuenta de lo mucho que se han estado perdiendo.