La cirugía maxilofacial en el embarazo

Dr. Ángel Fernández Bustillo. Nº Col. 6114-NA. Clínica Bustillo.

Print Friendly, PDF & Email
logo Bustillo
El mantenimiento de la salud oral en pacientes embarazadas difiere del tratamiento de pacientes no embarazadas en su duración, cobertura y tipo de tratamiento.

Aún cuando el tratamiento odontológico de rutina es seguro, en el caso de las embarazadas debe ser modificado para evitar aquellos posibles efectos teratogénicos (efectos indeseables sobre el feto) causados por infecciones agudas, medicamentos, estrés y la ansiedad que producen, igualmente, el embarazo implica un manejo distinto del paciente, debido a los cambios de presión sanguínea que causan molestias y fatiga.
Durante el primer trimestre del embarazo, sólo se deben efectuar tratamientos odontológicos de urgencia debido a la vulnerabilidad del feto.
El segundo trimestre es el periodo más seguro.
Ningún tratamiento es aconsejable a finales del tercer periodo.
La gran mayoría de los medicamentos usados en odontología son seguros en el embarazo.
Con respecto a la anestesia local tipo Lidocaína, ésta puede usarse sin contraindicación alguna, ya que la cantidad necesaria para lograr adecuada anestesia es mínima.

El uso de anestesia con vasoconstrictores, como por ejemplo la epinefrina, tiene varias ventajas; permite obtener anestesia profunda y de prolongada duración. Además, la epinefrina retarda la entrada de la anestesia a la circulación sanguínea, reduciendo así la posibilidad de una reacción tóxica.
Es recomendable que todas las pacientes sean evaluadas por su odontólogo a principios del embarazo, de manera que se haga énfasis en el tratamiento preventivo de la gingivitis y la enfermedad periodontal, así como de las afecciones de la pulpa dental o del nervio.
Durante el embarazo, las encías son más propensas a inflamarse o infectarse. A la mayoría de las embarazadas les sangran las encías, en particular cuando se cepillan los dientes o se pasan el hilo dental. También pueden notar que la boca produce más saliva durante el embarazo.

Algunos consejos útiles durante el embarazo

• De ser posible, cepíllese después de cada comida por lo menos cinco minutos por vez.
• Use hilo dental a diario. De ser posible, hágalo después de cada comida.
• Use un cepillo de cerdas suaves y cepíllese suavemente.
• Si le duelen las encías después de cepillarse, aplíquese hielo para aliviar el dolor.
• Los dulces, las galletas, los pasteles o bizcochos, las sodas y otros alimentos dulces pueden contribuir a la enfermedad de las encías y a las caries.
• Opte por comer fruta fresca para satisfacer su deseo de comer algo dulce.
• Si no son tratadas, algunas condiciones como la gingivitis, pueden causar enfermedades de las encías más serias.
• Los dientes deteriorados puede causar infecciones dañinas para el bebé.
• Infórmele siempre a su dentista que está embarazada y cuánto tiempo tiene.

Recuerda, sólo en casos estrictamente necesarios es recomendable hacerse un implante dental cuando la mujer se encuentra en estado de embarazo. Si tienes esa necesidad, te aconsejamos buscar una médico especialista en implantes dentales el cual revisará tu caso en particular y te dará las respectivas indicaciones para el proceso dental.