Medidas preventivas en la depresión postparto

Teresa Senar Zúñiga. Matrona CAM Andraize. Pilar Morales Laplaza. Matrona del CHN-B

Print Friendly, PDF & Email

El proceso de maternidad conlleva un estrés fisiológico para el cuerpo y la mente de la mujer. Se trata de un estrés para el cual la mujer está preparada, regulado a lo largo de todo el proceso, por las hormonas propias de su fisiología.

Se convierte en un estrés patógeno si la capacidad de afrontamiento de la mujer es insuficiente y se ve inhibida.
La depresión postparto es una depresión de moderada a intensa en una mujer después que ha dado a luz y se puede presentar poco después del parto o hasta un año más tarde. La mayor parte del tiempo ocurre dentro de los primeros tres meses después del parto.
SINTOMAS: Tristeza persistente, cambios de humor, sentimientos de culpa, desesperanza, pereza, ataques de pánico, falta de concentración, irritabilidad, trastornos del sueño, cansancio extremo, trastornos de alimentación, rechazo hacia el bebé, desbordamiento. . .

Prevención psicosocial y promoción de la salud

La prevención primaria se lleva a cabo eliminando los factores que puedan causar lesiones, antes de que sean efectivos. La intervención tiene lugar antes de que se produzca la enfermedad, siendo su objetivo principal el impedir o retrasar la aparición de la misma.
La prevención primaria en la depresión post-parto se debe establecer, no sólo durante el puerperio, sino a lo largo de toda la gestación, parto y durante, como mínimo, el primer año de vida del bebé.
Por lo tanto, podemos establecer la prevención primaria en tres periodos clave: gestación, parto y puerperio.

1-Prevención primaria en la gestación
• Terapias de relajación física y mental: Se recomienda favorecer y re-establecer un buen equilibrio y una buena adaptación psicosocial a la maternidad, a lo largo de toda la gestación.
• Acompañamiento: Es importante que la mujer se sienta acompañada, escuchada, respaldada durante su embarazo.
• Estrategias de afrontamiento: Está demostrado que el ejercicio físico, fomentar actividades de ocio, compartir emociones, establecer una comunicación adecuada y fluida con la gestante, contribuyen a reducir los grados de depresión.
• Adecuar en lo posible, el trabajo y los estilos de vida a la nueva situación.
• Establecer vínculos prenatales: Hablar con el bebé, tocar la barriga, música, sentarse y tener tiempo a solas con el bebé, involucrar al resto de miembros de la familia.
• Promover y realizar trabajo con la pareja y con familiares cercanos.

2- Prevención primaria en el parto
• El parto fisiológico es una excelente medida para la depresión postparto, se produce una cascada hormonal durante el mismo con efectos antidepresivos:
La prolactina directamente implicada en los cuidados maternales hacia las crías y tiene efecto relajante, la dopamina es la encargada del sistema de recompensa, las endorfinas por su parte son analgésicos naturales que nos proporcionan bienestar, La oxitocina es la hormona de la calma y del contacto, de manera que una persona con altos niveles de oxitocina se sentirá más feliz.
• Atención individual y respetuosa: que aporte a la mujer tranquilidad y sensación de libertad y confianza.
• Empatía.

3- Prevención primaria en el puerperio
• Lactancia materna: Facilita la unión psicológica, la autoestima de la mujer en su papel de madre.
• Promover que la pareja y sus familiares cercanos se involucren: y apoyen a la madre en el cuidado del menor, intentando que la madre perciba esta ayuda como auxiliadora , sin intrusión de su intimidad
• Visitas a domicilio: Durante todo el puerperio.
• Fomentar el contacto piel con piel.
• Establecer comunicación y escucha activa con la mujer y su entorno.
• Soporte práctico y afectivo a la puérpera: Reforzar y acompañar a los padres.
• Grupos de apoyo al postparto y a la lactancia: Estos encuentros pretenden ser un punto de reunión entre los nuevos padres y desde el apoyo profesional se pretende escuchar y dar herramientas para la adaptación a esta nueva etapa.