Método T.A.D. en el tratamiento de suelo pélvico y otras disfunciones

Nerea Latasa Barberena, Ainhoa Elizaincin Celayeta y Esther Díaz Martos. Fisioterapeutas. Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
El método T.A.D® (Transición a la Actividad Deportiva) Abdomen y Suelo Pélvico, consiste en la planificación y la adaptación del entrenamiento de tipo funcional de forma ordenada y sistematizada, dando especial protagonismo y sin perjudicar a los músculos del abdomen y del suelo pélvico. Su objetivo es volver a realizar actividad física después de un periodo de inactividad o en un periodo específico donde la posibilidad de realizar actividad física se vea reducida por algún motivo de salud o haya que adaptar el tipo de ejercicio físico que se realiza habitualmente.

Este método de entrenamiento va dirigido a toda la población, pero se va a beneficiar especialmente el colectivo de mujeres durante el embarazo y el postparto, mujeres que sufren disfunciones del suelo pélvico (incontinencia urinaria, incontinencia fecal, prolapsos viscerales, síndrome de pesadez vulvar o descenso perineal, estreñimiento, etc), o simplemente como método preventivo de debilidad de la musculatura del abdomen y del suelo pélvico

Esta actividad la puede realizar cualquier persona sin importar su edad ni su condición física previa.
1. Embarazo, postparto y disfunciones del suelo pélvico.
Cuando nos encontramos en esta fase de la vida, no se debe abandonar la actividad física, pero es esencial adaptar el ejercicio a las diferentes fases de la gestación y al proceso de recuperación en posparto o cuando existe disfunción, para evitar el debilitamiento de los músculos del complejo abdomino-lumbo-pelvico.(CALP) y conseguir una correcta adaptación a la actividad física futura.
2. Lesión musculoesquelética.
Cuando existe una lesión en cualquiera de las estructuras del CALP. Tras el período agudo de la misma, es necesaria una actividad que sirva como transición para la vuelta a la práctica de actividad física y las actividades de la vida diaria, sin que se produzca recidiva.

3. Sedentarismo.
Destinado a personas con un nivel de actividad física muy bajo, o que no han practicado nunca deporte, y para aquellas que por sus características necesitan que el programa sea adaptado. Se inicia con el trabajo básico, asegurándose así una correcta evolución sin correr riesgos.

Diferencias con otros métodos de recuperación del suelo pélvico

•El método TAD involucra a todas las estructuras del complejo abdomino-lumbo-pélvico (CALP).
•El método TAD incluye ejercicios funcionales que implican a los miembros superiores e inferiores, siempre desde el perfecto control del CALP.
•El método TAD prioriza el trabajo de control motor y potenciación.
•Planificación de la progresión en la dificultad e intensidad de los ejercicios.

Descripción de la técnica

Aspectos importantes a tener en cuenta:
•Respiración con Winner Flow®: insuflador con resistencia regulable, que nos permite realizar espiraciones frenadas.
•Elongación.
•Pelvis en posición neutra.

Antes de realizar cualquier ejercicio se debe activar la musculatura del CALP:
1. Inspiración por la nariz abriendo lateralmente el tórax.
2. Elongación.
3. Espiración frenada con el Winner Flow® manteniendo la elongación y la apertura costal.

Durante la ejecución del ejercicio:
1. Inspirar manteniendo la activación del CALP.
2. Realizar el movimiento que corresponda siempre en espiración frenada manteniendo la elongación y la apertura costal.

Objetivos

El objetivo principal es automatizar una respiración que permita gestionar correctamente los aumentos de presión intraabdominal por medio de la elongación, mantenimiento del CALP activo en todo momento y evitando realizar apneas durante el ejercicio, de tal modo que consigamos mantener el suelo pélvico sano, así como una sujeción visceral óptima.

Ventajas

Este método no tiene contraindicaciones específicas, por lo que nos permite realizar trabajo del CALP en situaciones en las que otros métodos están contraindicados, como puede ser a lo largo de todo el embarazo (siempre que no haya contraindicación para el ejercicio físico general) o en personas hipertensas.

Además, dado que los ejercicios se adaptan a las actividades de la vida diaria de cada paciente, permite automatizar la activación del CALP en el día a día de las y los pacientes, así como corregir notablemente la postura corporal, mejorando enormemente la salud del suelo pélvico.