Primeros auxilios

Dr. Kiko Betelu

Print Friendly, PDF & Email

Una secuencia “de película”: una persona se cae al suelo bruscamente. ¡Parece que se está ahogando!. ¡Se está muriendo! ¿Qué podemos hacer? ¡Que alguien llame a un médico!… Esta escena la hemos visto docenas de veces en la televisión o en el cine. Y seguro que siempre tienes las mismas sensaciones. Qué jaleo, qué nervios. Espero que nunca me toque a mí una situación así. Déjame que te haga una pregunta: Si te toca una situación como esta… ¿Sabrías cómo actuar?

En España cada año fallecen de “muerte súbita” cerca de 25.000 personas. ¡Cuatro veces más que en accidentes de tráfico! En Navarra la cifra aproximada es de un caso cada día. Más de la mitad de las veces, el suceso ocurre en presencia de otras personas. Y si la actuación de estos testigos es la correcta, las probabilidades de supervivencia se multiplican por dos o por tres.

Como puedes ver, no es tan difícil que alguna vez presencies esa escena en la realidad. En la piscina, en el cine, paseando por la calle o incluso en tu casa. Puede tratarse de tu padre o de tu hijo. Y ahora te vuelvo a hacer la misma pregunta: ¿Sabrías cómo actuar?

Perdóname por incomodarte. Después de hacerte estas preguntas, creo que es hora de que me presente. Soy médico de emergencias. Uno de esos médicos vestidos con chaleco amarillo que llegan en una ambulancia medicalizada para actuar en esas situaciones, o en los accidentes de tráfico. Y escribo este artículo para decirte un par de cosas: La primera, que si te toca alguna vez presenciar esa escena, es muy importante que te atrevas a actuar. La segunda, que es más fácil de lo que en principio te puede parecer. Te lo explico a continuación.

Las instrucciones que siguen, son para personas que se desmayan SIN haber sufrido un accidente. De los accidentes ya hablaremos otro día. ¿Qué puedes hacer? Si presencias como una persona se desmaya y cae al suelo, debes acercarte y comprobar si está consciente o no, o si se ha atragantado.

Una persona se ha desmayado

  • ¿Está consciente? Basta para saberlo que le hables o que le muevas un poco con suavidad. Pregúntale: “¿Qué le pasa?”. Si no contesta en principio es que está inconsciente.
  • Alerta al 112. Llama inmediatamente al 112 e indica lo que ocurre y el lugar exacto donde estás. Con esta llamada los profesionales nos ponemos en marcha para llegar al lugar lo más rápidamente posible. Si está inconsciente o atragantado, tienes que actuar sin pérdida de tiempo…
  • Está inconsciente pero… ¿Respira? Coloca a la persona “boca arriba”. Con una mano echa un poco hacia atrás la frente y con la otra agarra y levántale la mandíbula. Con esta maniobra evitas que se ahogue por “tragarse la lengua”. Recuerda que esto no se puede hacer si la persona ha sufrido un accidente. Si tiene algo en la boca y lo puedes coger sácalo. Una dentadura, un caramelo… Si no lo puedes coger no insistas, porque lo acabarás atascando más. Después acerca el oído a la boca y mira el pecho de la persona. Podrás comprobar si respira, porque oirás su respiración, o verás como se mueve el pecho o notarás como sale el aire.
  • Si respira… Coloca a la persona de lado, para que no se trague la lengua, y espera a que lleguemos nosotros. Si la pierna y el brazo que quedan hacia arriba los doblas, la posición será más estable. Es lo que llamamos la “posición lateral de seguridad”.
  • Si NO respira, comienza inmediatamente las maniobras de “soporte vital básico”:
  • Masaje cardíaco: Coloca a la persona “boca arriba” y sobre una superficie dura. Arrodíllate junto a ella. Coloca el talón de la mano sobre el centro del pecho y con la otra mano entrelazada, comienza a hacer compresiones y relajaciones. Debes hundir el pecho cada vez unos 4 centímetros hacia abajo. Dos veces cada segundo. Cada 30 compresiones hay que hacer 2 “respiraciones boca a boca”.
  • Respiración “boca a boca”: Con el pulgar y el índice de la mano que sujeta la frente, ciérrale la nariz. Con la otra mano manten la mandíbula elevada y la boca abierta. Inspira profundamente y rodea con tus labios la boca de la persona. Después sopla y comprueba como se eleva el pecho al entrar el aire. Deja que salga el aire y repite la maniobra otra vez. Puedes usar un pañuelo entre la boca de la persona y la tuya.

Si estáis dos personas interviniendo, una debe hacer el masaje y otra la respiración. Cada 30 compresiones, se detiene el masaje y la segunda persona hace 2 insuflaciones. Y después se sigue de nuevo con el masaje. 30:2. Si sólo intervienes tú, tendrás que hacer 30 compresiones y 2 insuflaciones sucesivamente. Si se tratase de un niño que te parece menor de ocho años, la secuencia debe ser de 15 compresiones por cada 2 insuflaciones. Si se realizan bien las maniobras de “soporte vital básico”, se puede mantener con vida a la persona durante unos minutos, hasta que lleguemos los profesionales.

Una persona se ha atragantado

  • Si está consciente pero se ha atragantado, anímale a toser con fuerza. Es la mejor maniobra para echar lo que se haya podido tragar.
  • Alerta al 112. Llama inmediatamente al 112 e indica lo que ocurre y el lugar exacto donde estás. Con esta llamada los profesionales nos ponemos en marcha para llegar al lugar lo más rápidamente posible. Si está inconsciente o atragantado, tienes que actuar sin pérdida de tiempo…
  • Si empieza a desfallecer y ya casi no tose, Inclina a la persona hacia adelante. Con la palma de la mano, dale cinco golpes secos en la espalda entre “las paletillas”. Si no se recupera, agárrale por detrás, coloca tu puño sobre la “boca del estómago” y agárralo con la otra mano.Entonces haz cinco compresiones hacia arriba y hacia atrás. Si se trata de un niño pequeño, cógelo sobre tus rodillas e inclínalo un poco hacia abajo, mientras lo sujetas con una mano debajo de su cuello. Con la otra mano dale los cinco golpes en la espalda con solamente dos dedos como si fuera un masaje fuerte.

    Si no se recupera, dale la vuelta sujetándole por la nuca, y con dos dedos de la otra mano, realiza cinco compresiones en mitad del pecho. Repite las maniobras hasta que se resuelva la situación o hasta que pierda la consciencia.

  • Si pierde la consciencia, actúa como hemos visto para la persona inconsciente y realiza las maniobras del soporte vital básico que hemos aprendido antes.

¿Cuánto tiempo tengo que estar así?Antes de que te des cuenta, nosotros llegaremos allí y nos haremos cargo de la persona.¡Qué alivio! Seguro que se te ha hecho eterno…
Cuando te tranquilices un poco, vas a pensar en dos cosas: Pase lo que pase, sentirás la gran satisfacción de haberte atrevido a hacer lo correcto…Y aún más importante… Si conseguimos que la persona sobreviva, en buena medida te lo debemos a ti.

Resumen

A. Actuación ante una persona que se desmaya sin haber sufrido un accidente.

  1. ¿Está consciente?
  2. Alerta al 112.
  3. ¿Respira?
  4. Si la persona respira, colócala en posición lateral de seguridad.
  5. Si no respira, realiza las maniobras de Soporte Vital Básico.

B. Actuación ante una persona que se ha atragantado.

  1. Si está consciente anímale a toser.
  2. Alerta al 112.
  3. Si la persona desfallece, inicia las maniobras de desobstrucción.
  4. Si se queda inconsciente, realiza las maniobras de Soporte Vital Básico.