¿Qué hacer cuando alguien se atraganta y qué hacer cuando a alguien se le clava una espina en la garganta y no puede respirar?

Dr. Alberto Istúriz Abadía

Print Friendly, PDF & Email
Más de 2.400 personas mueren al año en España a causa de asfixia por obstrucción mecánica y por ahogamiento. Reconocer un atragantamiento y conocer la forma de actuación en este crítico momento podría ayudar a disminuir la cifra.

El atragantamiento se produce cuando un trozo de alimento o pequeño cuerpo extraño, se queda atascado en la garganta o en la vía aérea, impidiendo que el oxígeno llegue a los pulmones y al cerebro, provocando obstrucción de la vía aérea y asfixia. Más de 4 minutos con falta de suministro de oxígeno al cerebro pueden causar daño cerebral o la muerte.

La asfixia por atragantamiento o por inmersión es la principal causa responsable de mortalidad en población menor de 12 meses en España, constituyendo una de las principales causas de muerte durante toda la infancia y adolescencia, siendo más frecuente en niños que en niñas.

En la edad adulta, el atragantamiento puede asociarse con la alimentación. La ingestión de trocitos de hueso y/o espinas de pescado o trozos grandes de alimento sin masticar, pueden provocar atragantamiento, siendo más frecuente en personas con prótesis dental.

¿Qué hacer cuando a alguien se le clava una espina en la garganta?

Una espina de pescado o un hueso de pollo clavados en la garganta, son causas frecuentes de atragantamiento y obstrucción de la vía aérea.

En este caso, los síntomas que indican la obstrucción de garganta son; respiración profunda y forzada, dificultad y/o dolor al tragar en el cuello o pecho, aumento de salivación, vómitos, incapacidad para hablar o imposibilidad brusca para la deglución de alimentos sólidos.

Ante molestias leves en garganta (dolor leve, sensación de cuerpo extraño…) tras ingesta de alimento, sería conveniente limpiar la garganta tomando líquidos o comiendo miga de pan durante unos minutos, aunque estos remedios caseros rara vez son efectivos. Si no desaparecen los síntomas sería aconsejable consultar con un médico, ya que la persistencia del cuerpo extraño clavado en la mucosa pudiera provocar infección, edema o necrosis, pudiendo complicarse el cuadro clínico en horas o días. En esta circunstancia deberíamos acudir a un Servicio de Urgencias para la extirpación inmediata del cuerpo extraño por personal médico.

Si la causa de la obstrucción fuera una espina de pescado o un hueso de pollo de gran tamaño, pudiera haber peligro de asfixia, siendo los síntomas compatibles con una obstrucción severa, debiendo de actuar conforme a las indicaciones generales de atragantamiento u obstrucción severa de vía aérea.

Atragantamiento en adultos

Es importante reconocer un atragantamiento y saber cómo actuar, tanto en nuestro hogar como en un restaurante, polideportivo o en otros lugares públicos. Posteriormente debemos reconocer la severidad.

Ante una persona que está sufriendo un atragantamiento, deberemos observar:

Si la persona responde por sí misma (atragantamiento parcial);

Puede hablar, toser y respirar. Se le animará a seguir tosiendo fuertemente hasta que expulse el objeto, sin darle golpes y sin intentar sacar el objeto con los dedos, ya que en ambos casos podríamos introducirlo más profundamente, pudiendo ocasionar un atragantamiento completo.

Si logra expulsar el objeto, habla y respira sin dificultad, recomendaremos observación hasta que se alivie la obstrucción.

Si la persona no logra expulsar el objeto pero puede respirar aunque con cierta dificultad se hace necesario acudir a un Servicio de Urgencias a fin de extraer el objeto no expulsado de forma instrumentalizada atendida por personal sanitario entrenado.

Si deja de hablar, toser y respirar lo atenderemos como un atragantamiento completo.

Si la persona no puede responder por sí misma (atragantamiento completo);

No puede hablar, no tose ni respira y se lleva las manos a la garganta presentando una facies pálida y posteriormente azulada. Estamos ante una situación de extrema urgencia requiriendo traslado inmediato al Hospital, avisando al 112 y activando la cadena de supervivencia.

Si el paciente está consciente, nos colocamos por detrás del afectado y aplicaremos 5 golpes secos con el talón de la mano en medio de la espalda, entre las clavículas, comprobando si tras cada golpe expulsa el cuerpo extraño. Si la situación no se resuelve, le rodearemos con los brazos colocando el puño cerrado por encima del ombligo, sujetando el puño con la otra mano y empujanemos con golpes secos hacia adentro y hacia arriba, hasta 5 veces (Maniobra de Heimlich). Si el atragantamiento persiste, alternamos cinco golpes en la espalda con las compresiones abdominales hasta que se solucione o hasta que pierda la consciencia.

En personas obesas o embarazadas, se posicionan los brazos alrededor del pecho de la víctima, colocando el puño en el medio del esternón y empujando firmemente hacia atrás. Si el paciente esta inconsciente, tumbaremos a la víctima en el suelo boca arriba y practicaremos las maniobras de Resucitación Cardio- Pulmonar RCP (masaje y ventilación a una frecuencia 30/2). Cada vez que se abra la vía aérea del paciente, revisar la boca por si el cuerpo extraño ha sido expulsado.

Atragantamiento en niños y bebés

En caso de atragantamiento de un niño mayor de un año, el procedimiento de actuación será el mismo que para un adulto, pero en caso de un bebé, habrá que comprobar si emite sonidos y respira con normalidad. Si está tosiendo, no es signo de ahogo, probablemente expulsará el objeto por sí sólo, pero si tose de forma leve, no emite sonidos, o tiene dificultad para respirar y su color empieza a ser azulado, se está presentando una situación de asfixia.

Colocaremos al bebé boca abajo, sobre el antebrazo y aplicaremos 5 golpes rápidos en la espalda, entre las escápulas, con la palma de la mano. Si el bebé aún no puede respirar, debemos voltearlo, colocarlo en una superficie firme y realizar compresiones pectorales rápidas con dos dedos, sobre el esternón, a un dedo de ancho por debajo de los pezones.

Si el bebé está inconsciente, se debe abrir la vía respiratoria, colocando la palma de la mano en la frente del bebé, inclinándole la cabeza hacia atrás, levantándole la barbilla hacia delante con la otra mano. Se debe observar la presencia del cuerpo extraño en la boca. Si el bebé no respira por sí solo se practicará la respiración boca a boca y nariz.

Cómo evitar atragantamientos e ingesta de cuerpos extraños

La prevención siempre es la mejor solución, principalmente en el caso de niños, se debe procurar mantenerlos en un entorno seguro. Evitar que los niños menores de 3 años coman frutos secos.

Evitar que los niños corran, griten, canten y jueguen mientras comen.

No forzar a comer cuando están llorando, pueden atragantarse.

Tener cuidado con los objetos pequeños (juguetes, pilas…) y con los juguetes grandes que puedan desmontarse, que se dejan al alcance de los niños porque pueden llevárselos a la boca.

Evitar comer muy rápido, con ansiedad.

Evitar tragar pequeños huesos o espinas de pescado, retirándolos al cocinar .

Es conveniente acostumbrar a los niños y adultos a masticar bien. No tragar la comida en vez de masticarla.