Sistema de monitorización continua de glucosa

Jaione Fernández García. Centro de Salud de Ancín

Print Friendly, PDF & Email
Es un dispositivo electrónico que mide los niveles de glucosa intersticial del tejido subcutáneo cada 5 minutos, obteniendo 288 mediciones diarias. Está diseñado para determinar la glucosa intersticial usando un sensor, este es desechable y su vida útil varía de 3 a 14 días, según la marca, debiendo ser remplazado por uno nuevo cuando su funcionamiento caduca.

¿Qué componentes tiene?

LECTOR: escáner de glucosa y medidor de glucosa.
SENSOR: es un filamento que se inserta a través de la piel que en contacto con el líquido intersticial, mide y almacena lecturas de glucosa.

¿Qué diferencia hay con glucosa capilar?

Los glucómetros tradicionales miden la glucosa capilar y el sistema de monitorización continua de glucosa mide glucosa intersticial. El valor de glucemia capilar no tiene que coincidir con el valor de glucemia intersticial. Generalmente, si el nivel en sangre se mantiene estable ambos coinciden.
Esto hace que exista un desfase fisiológico entre ambos de 5 a 15 minutos, que es el tiempo que tarda la glucosa en difundir desde el capilar, a través del intersticio, hasta el sensor ubicado a ese nivel. Esta diferencia no es importante cuando los niveles de glucemia se mantienen estables. En los casos de cambios rápidos en la glucemia en sangre, existe un retraso en la medición de glucosa mediante el sistema de monitorización continua de glucosa.

¿Será necesario hacer glucemias?

Durante los periodos en que los niveles de glucosa estén cambiando muy rápidamente (con ayuda de las flechas de tendencias).
Para confirmar un estado de hipoglucemia.
Para confirmar un estado de hiperglucemia franca.
Si los síntomas no concuerdan con la lectura de glucosa que nos da el sensor.
Con el cambio de sensor.

Beneficios

Mejor control metabólico, permitiendo al paciente realizar ajustes más precisos de la dosis de insulina administrar.
Manejo oportuno de la hipoglucemia.
Se obtiene las tendencias de aumento o disminución de las glucemias.

Desventajas

Síntomas locales en la zona de inyección del sensor (irritación, edema o eritema).
Precisión y fiabilidad insuficientes para la toma de decisiones por lo que siguen viéndose como un complemento al glucómetro.
Alto coste.