Sordera Súbita: Una urgencia ORL

Dra. Manuela Del Carmen Zapata. MIR ORL del Complejo Hospitalario de Navarra Dr. Ignacio Arruti González. Jefe de Sección ORL Infantil del Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
Despertarse en la mañana sin oír nada… ¿Puede pasar? ¿Qué debemos hacer?

La capacidad auditiva es uno de los sentidos mas importantes para el ser humano, esta capacidad se puede perder de manera brusca muchas veces por causas banales (tapones de cerumen, catarros de vías altas, exposición a ruidos…) pero en otras ocasiones se trata de una sordera súbita que requiere un tratamiento precoz para mejorar su pronostico.

¿Qué es la sordera súbita?

Estamos hablando de una entidad poco frecuente y por lo tanto poco conocida por los médicos de atención primaria y por la población en general, es la llamada Sordera Súbita, que es la pérdida de la audición de forma brusca, y que no se relaciona con una causa aparente, tales como tapones de cera o procesos catarrales.
La sordera súbita es una emergencia médica. Cualquier persona que tiene una pérdida súbita de la audición debe ir de inmediato al médico, ya que la posibilidad de recuperación es mayor si la pérdida de audición se trata a tiempo.
A veces, las personas con sordera súbita no acuden al médico enseguida porque creen que su pérdida de audición se debe a alergias, sinusitis, cera que está tapando el conducto auditivo, u otras causas comunes. Sin embargo, retrasar el diagnóstico y tratamiento de la sordera súbita puede disminuir la eficacia del tratamiento.
La característica principal de esta patología es la pérdida brusca de la audición de uno o ambos oídos (normalmente es unilateral en 9 de cada 10 casos), suele ser asintomática pero a veces puede acompañarse de otros síntomas como pitidos (tinnitus) en los oídos, de mareos o de vértigos. Es más frecuente sobre todo en adultos mayores de 40 años, pero puede presentarse a cualquier edad. Existen diversos factores de riesgo, hay una fuerte asociación con los factores de riesgo cardiovasculares: tabaquismo, colesterol alto, obesidad, diabetes, hipertensión arterial entre otros, pero existen numerosas patologías que pueden provocarlo.

¿Qué causa la sordera súbita?

Determinar cuál es la causa es difícil. Sólo en un 10 al 15 por ciento de las personas diagnosticadas con sordera súbita se puede identificar una causa.
Las causas más comunes son:
• Enfermedades infecciosas fundamentalmente víricas.
• Enfermedades autoinmunes.
• Alteraciones vasculares.
• Traumatismos craneoencefálicos.
• Medicamentos ototóxicos (medicamentos que dañan las células sensoriales del oído interno).
• Tumor en el nervio que conecta el oído al cerebro (Schwannoma coclear).
• Enfermedades y trastornos neurológicos, como la esclerosis múltiple.
• Trastornos del oído interno, como la enfermedad de Menière.

¿Cómo se diagnostica la sordera súbita?

La primera fase siempre debe ser un examen clínico completo, será fundamental la realización de una otoscopia que nos permitirá descartar problemas de menor entidad.
Posteriormente se realizará un estudio auditivo completo que incluya una audiometría tonal liminar. Si la prueba muestra una pérdida neurosensorial de al menos 30 decibelios en tres frecuencias correlativas, la pérdida de audición se diagnostica como sordera súbita. También se realizarán estudios analíticos y radiológicos.

¿Cómo se trata la sordera súbita?

Como norma general el paciente deberá guardar reposo en cama, evitará situaciones de estrés y el consumo de alcohol y tabaco.
El tratamiento más común, especialmente cuando no se sabe la causa, son los corticoides. Su función es reducir la inflamación, se recetan generalmente en forma de pastillas.
En los últimos años, ha crecido la popularidad de inyectar esteroides directamente detrás de la membrana del tímpano en el oído medio. Esto se conoce como terapia intratimpánica con corticoides. En 2011, se realizó un ensayo clínico financiado por el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD) mostró que los esteroides intratimpánicos eran tan eficaces como los esteroides orales.
Es importante señalar que este tratamiento es mucho más efectivo si se administra antes de las 48 horas desde el inicio de la pérdida de la audición.
Igualmente y dependiendo de la causa pueden ser necesarios tratamientos con antivirales, antibióticos, ansiolíticos, vasodilatadores….

Pronóstico

Un tercio de los pacientes obtienen una recuperación completa de la audición, otro tercio presentan una recuperación parcial y el tercio restante no logran recuperación alguna.
Se consideran factores de mal pronóstico:
• Asociación del cuadro con vértigo.
• Periodo de tiempo superior a 72 horas desde el comienzo de los síntomas hasta iniciar el tratamiento.
• Edad superior 60 años o inferior a 15.
• Factores cardiovasculares de riesgo.
• Pérdidas de audición mayores de 90 dbs.

Conclusión

Ante una persona que presente este síntoma, no podemos pasarlo por alto. Lo primero que debe hacer es acudir a su médico, quien deberá descartar causas que produzcan una obstrucción mecánica del oído como un tapón de cerumen en el conducto auditivo externo, cabe destacar que esta es la causa más frecuente de pérdida brusca de la audición; una vez descartada una posible obstrucción, es importante que se derive a Urgencias para valoración por parte de Otorrinolaringología lo más pronto posible.
La importancia de una derivación rápida recae en la necesidad de un diagnóstico precoz, que estará a cargo de ORL lo que nos permitirá proponer un tratamiento, que en una buena parte de los pacientes podría ayudar a la recuperación parcial o total de la audición.
Es necesario sensibilizar a la población y a los médicos sobre este tema; a la población para que en caso de presentar esta pérdida acudan a su médico de familia lo más pronto posible para que sean examinados y a los médicos de familia para que ante un paciente con pérdida brusca de la audición y que en la otoscopia no presenta ninguna posible causa de esta pérdida, estos sean derivados a Urgencias para valoración por el otorrinolaringólogo.