Biomecánica del trauma

María Marín Ibáñez, Alejandra Utrilla Fornals, Carmen Jimeno Griñó, Paula Omedas Bonafonte, Melody García Domínguez, Antonio García Domínguez, María José Anoro Casbas, Mariela Olivari Montoya, Lara Aparicio y Francisco Javier García Alarcón. Hospital San Jorge. Huesca

Print Friendly, PDF & Email
La biomecánica es una ciencia que trata de explicar los mecanismos que producen lesiones corporales. Ante toda enfermedad traumática (ET) es necesario tener en cuenta el tipo y magnitud de la energía que actúa sobre el cuerpo humano, la zona anatómica sobre la que incide, el empleo o no de dispositivos de protección por parte del conductor y la existencia de factores en el paciente que alteran su vulnerabilidad (fármacos o situaciones que distorsionan la respuesta fisiológica al trauma).

Fisiopatología

En trauma, un objeto que contiene una determinada energía se verá forzado a trasmitir esa energía cuando se verá forzado a transmitir esa energía cuando se frena repentinamente. La mortalidad de la ET sigue un modelo de tres fases: en la primera fase (minutos iniciales tras el trauma), la mortalidad se debe a lesiones graves de grandes vasos o del SNC. La segunda fase (entre los primeros minutos y las horas siguientes), la mortalidad es debida a hemorragias graves, hematomas intracraneales, rotura de víscera maciza y fracturas de pelvis. Aquí se encuentran las mayores tasas de muerte evitables y donde más atención deben prestar tanto los servicios de emergencias extra hospitalaria como los intrahospitalarios. En la tercera fase (días o semanas después) la mortalidad se debe a una mala evolución de las lesiones neurológicas o a un síndrome de disfunción multiorgánica (SDMO).

Mecanismos de lesión

Existen 5 mecanismos de lesión que pueden aparecer de forma individual o asociados unos con otros:
Extensión: pueden producir fracturas trasversales y/o luxaciones articulares
Torsión: suele producir fracturas espiroideas. Aparecen cuando una parte del organismo queda fijada, haciendo de eje, sobre el que rota el resto del cuerpo
Tracción: producen desgarros cutáneos, vasculares, musculares, luxaciones…
Flexión: provocan fracturas trasversales
Compresión: es el resultado de la aplicación de una fuerza en sentido longitudinal. Es un mecanismo que explica las fracturas por estallido del cuerpo vertebral.

Tipo de lesiones

Es una colisión en la que se ve implicado un vehículo que circula a una determinada velocidad, se pueden observar cuatro tipos de lesiones por aceleración, desaceleración, desgarramiento y por compresión.

Tipos de colisiones con vehículo

Debido a que la causa más frecuente de ET son los accidentes de tráfico dedicaremos esta sección. La importancia de los accidentes de tráfico viene dada principalmente por la incidencia tan elevada dentro de la población joven y por la elevada morbi-mortalidad que conlleva.
En el accidente de tráfico se producen tres impactos como consecuencia de la colisión:
Colisiones o choques frontales: son colisiones de gran energía. Se produce una detención brusca de un movimiento anterógrado, con lo que serán frecuentes las lesiones por desgarramiento. Al cesar el movimiento del vehículo, los ocupantes sin cinturón de seguridad continúan moviéndose hacia delante, ya que todavía disponen de una energía cinética, pudiendo seguir una de las posibles direcciones.

– Desplazamientos “abajo y debajo”
– Desplazamiento tipo “arriba y encima”
Colisión con impacto posterior: también denominadas “colisión por alcance”. Se produce generalmente cuando su vehículo a baja velocidad o sin movimiento sufre una colisión en su parte trasera. La trasferencia de engería se produce una proyección hacia delante, tanto del vehículo como de los ocupantes en su interior, con desplazamiento anterior del tronco, que no se acompaña del movimiento anterior de la cabeza, el cual se va hacia atrás.
Colisiones laterales: este tipo de colisiones pueden resultar más graves que las del choque frontal, dependiendo de la evolución posterior del vehículo sobre el que se produce la colisión. La energía del impacto afecta en mayor proporción a los ocupantes del vehículo, mientras que, si el vehículo ha sufrido un desplazamiento desde el sitio del impacto, la energía del impacto se disipa con el movimiento y por lo tanto se trasfiere menor cantidad de energía al vehículo que recibe la colisión y, por ende, a sus ocupantes, aunque estos pueden sufrir colisiones secundarias.
Impactos rotacionales: cuando un vehículo en movimiento sufre una colisión contra un objeto inmóvil por ejemplo un árbol, el vehículo puede rotar sobre el punto del impacto, generando una desviación de la trayectoria inicial y provocando lesiones similares a las que ocurren en colisiones frontales y laterales.
Vuelco: implica una colisión de alta energía generalmente por exceso de velocidad. Durante el vuelco el vehículo puede impactar varias veces contra el terreno y/o contra otros objetos por lo que se pueden producir combinaciones de diversos tipos de colisiones en combinación.

AUTORES:

María Marín Ibáñez. Enfermera del Servicio Medicina Intensiva.
Alejandra Utrilla Fornals. Médico del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo.
Carmen Jimeno Griñó. Médico del Servicio de Medicina Interna.
Paula Omedas Bonafonte. Médico del Servicio Medicina Intensiva.
Melody García Domínguez. Médico del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo.
Antonio García Domínguez. Médico del Servicio de Cirugía General y Aparato Digestivo.
María José Anoro Casbas. Supervisora de Enfermería del Servicio de especialidades médicas.
Mariela Olivari Montoya. Enfermera del Servicio de especialidades médicas.
Lara Aparicio. Médico del Servicio de Urología.
Francisco Javier García Alarcón. Médico del Servicio de Urología.
Hospital San Jorge. Huesca