El Método Halliwick y Esclerosis Múltiple

Nora Goñi

Print Friendly, PDF & Email

El Método Halliwick se basa en un entrenamiento acuático de fisioterapia en el que se realizan diferentes ejercicios pautados. En la Asociación de Esclerosis Múltiple de Navarra (ADEMNA) la llevamos realizando desde el año 2008 y cada vez está teniendo más adeptos.

Antes de comenzar con el tratamiento, se hace una valoración funcional inicial cuando la persona acude para ser tratada en el agua o cuando comienza su tratamiento en tierra, lo que nos alerta de unos síntomas que pueden verse complementados en el agua. Pongamos un ejemplo: La mejora de la estabilidad y equilibrio. El agua por sus características ofrece un entorno seguro y tridimensional que podemos usar como asistencia y/o resistencia. Usaremos todas esas posibilidades para desafiar a la persona. La velocidad del gesto también está enlentecida, lo que permite más tiempo de respuesta para poder controlar la pérdida de estabilidad. La temperatura genera cambios en la fatiga y el tono. El calor aumenta la fatiga y el frío reduce la espasticidad de modo que se trabaja a 29ºC con pocas repeticiones y a bajas resistencias con el objetivo de minimizar la hipertermia. La presión hidrostática genera una vasodilatación que mejora el trofismo de los tejidos. También produce una presión sobre todas las estructuras sumergidas, favoreciendo el trabajo diafragmático y en consecuencia mejorando los volúmenes respiratorios. Por último, el reclutamiento muscular se ve favorecido por la constante resistencia que ofrece el agua.

A modo de conclusión se recomienda incluir este método de trabajo dentro del tratamiento rehabilitador de la persona, porque el medio acuático permite abordar los déficits que se puedan presentar. Tras un tiempo de aprendizaje, se podrá aprovechar esta actividad para integrarlo en la vida diaria de la persona afectada.