Higiene y cuidado bucodental en el embarazo

Désirée Díaz-Jiménez. Enfermera Especialista en Obstetricia y Ginecología. Unidad de Urgencias Ginecológicas-Obstétricas. Área de partos. Hospital Público de Montilla. Córdoba. Mónica Machicado Sotoca. Enfermera Especialista en Obstetricia y Ginecología. Centro de Salud Puerta Madrid. Alcalá de Henares. Madrid. Ana María Gómez Abero. Enfermera Especialista en Obstetricia y Ginecología. Área de Paritorio. Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
Durante la gestación ocurren una serie de cambios que pueden repercutir en el estado de salud bucodental de la embarazada, tales como, el aumento de la acidez salival, desequilibro de la microbiota oral o cambios en la dieta.

Todos ellos pueden provocar un mayor riesgo de caries y de enfermedad de las encías. Así pues, lo recomendable cuando una mujer sabe que esta embaraza es solicitar una visita de revisión con su odontólogo para que realice los tratamientos preventivos necesarios.
A continuación se verán las principales repercusiones orales relacionadas con el embarazo:

Embarazo y desarrollo de caries

Las gestantes, sobre todo en el primer trimestre, adquieren nuevos hábitos dietéticos debido a las mayores necesidades energéticas, lo que da lugar a un aumento en cantidad y frecuencia de la ingesta de alimentos cariogénicos (capaz de producir o inducir la producción de caries dental). A su vez, algunas gestantes con náuseas pueden disminuir la frecuencia de los cepillados porque éstos producen más náuseas. Los vómitos asociados al embarazo o reflujo del ácido del estómago provocan una erosión del esmalte del diente volviéndolo más susceptible a la caries. Todos estos cambios, podrían aumentar el riesgo de caries.

Embarazo y dolor en las encías   

Los cambios hormonales que acompañan al embarazo favorecen la aparición de gingivitis. La gingivitis (inflamación de las encías), aparecen en más de un 60% de las gestantes. Se atribuye al aumento de progesterona circundante por el organismo, y provoca una inflamación de las encías y dolor generalizado de la boca. Esta inflamación suele ocurrir desde el segundo mes de embarazo, con un pico en el octavo mes y se caracteriza por una encía roja, inflamada y que sangra con facilidad. Suele mejorar después del parto. Si antes del embarazo se tiene problemas gingivales o enfermedad periodontal probablemente se agraven.

Granuloma del Embarazo

Durante el segundo trimestre también puede aparecer un “granuloma piogénico”, más comúnmente conocido como granuloma del embarazo. Se trata de una reacción inflamatoria que causa tumefacción del tejido gingival en forma de quistes. Es una lesión benigna y sangra con facilidad. La mayoría disminuyen de tamaño o desaparecen tras el parto.

Halitosis

El mayor consumo de alimentos entre horas, y las náuseas y vómitos, se traduce en una falta de higiene bucal, lo que acabará provocando un mal aliento.

Necesidades de calcio para la formación del feto

El calcio requerido por el feto no se obtiene de la dentición materna. El calcio está presente en los dientes en una forma estable y, como tal, no puede ser extraído para satisfacer la demanda del feto. Este cuando necesita calcio, lo obtiene a través de la dieta o de los huesos de la madre, pero nunca de sus dientes.

Mala higiene bucal y riesgo en el embarazo

Los cambios hormonales ocurridos en el embarazo aumenta la permeabilidad de los vasos sanguíneos, por lo que es más fácil que las encías sangren, se sufra gingivitis y entren bacterias y patógenos. Estos patógenos pueden pasar a la circulación sanguínea y acabar llegando a la placenta.
La inflamación e infección de la placenta puede provocar:
• Alteración del crecimiento y desarrollo de la placenta y el feto, pudiendo provocar un recién nacido con bajo peso al nacer. Un bebé bajo peso es aquel que presenta al nacer menos de 2500 g.
• Una alteración en el desarrollo de los vasos sanguíneos placentarios que puede derivar en preeclampsia.
• Parto pretérmino, que es aquél que tiene lugar antes de la semana 37 de la gestación, (258 días o menos).
Además una mala salud bucal durante el embarazo aumenta el  riesgo en los bebés de tener caries dental.

Opinión de los Profesionales

Los profesionales sugieren efectuar una profilaxis dental durante el embarazo. En las mujeres de alto riesgo de caries y/o periodontitis también se sugiere la prescripción de antisépticos y el uso de hilo dental y flúor tópico.
Tratamientos: Si la embarazada precisa algún tratamiento dental, puede realizarlo. Durante el primer trimestre se suelen realizan sólo tratamientos de urgencia, ya que este trimestre está relacionado con la formación del feto. El segundo trimestre suele ser el momento ideal para realizar cualquier tratamiento dental, no existiendo ningún problema en utilizar anestesia local ya que esta no afectará al feto. A su vez, en los exámenes radiográficos el haz de rayos radiográficos no va dirigido hacia el abdomen y la cantidad de radiación que se produce es pequeña, por lo que podrán realizarse radiografías dentales durante el embarazo siempre y cuando se ponga un delantal de plomo que cubra el abdomen  de la embarazada y proteja al feto.

Consejos bucodentales para embarazadas

• Informa al dentista del embarazo: El será el encargado de realizar una revisión bucodental completa y determinar, si es necesario, los tratamientos que se debe seguir, en caso de que se produzca cualquier cambio en la boca.
• Limita los alimentos azucarados para evitar las caries: Se debe evitar los dulces muy cariogénicos y picotear fuera de las 5 comidas recomendadas al día.
• Cepillar los dientes después de cada comida: Se recomienda cepillar dientes y lengua tras cada ingesta de comida durante al menos 3 minutos. El cepillo debe ser suave y contener filamentos finos, ya que las encías están más sensibles y podrían dañarse con el uso reiterado de un cepillo duro. Es recomendable sustituirlo por uno nuevo cada tres meses. También se aconseja tratamientos con flúor para prevenir problemas bucodentales y el uso del hilo dental al menos una vez al día.
• Mantener una alimentación equilibrada: Cuidar la alimentación es importante no sólo para la salud bucodental, sino para la salud general. Se debe seguir una dieta sana y equilibrada. Limitar los dulces más cariogénicos y el picoteo entre comidas. Las frutas y verduras son aliados junto a los productos lácteos y ricos en proteínas, calcio, fósforo y vitaminas A, D y E.
• Beber mucha agua: Con el embarazo es muy probable que se sufra sequedad oral. Esto es debido a los cambios hormonales. Es recomendable una ingesta de agua de 2 litros diarios.
• Eliminar el tabaco y el alcohol.

Los cambios hormonales del embarazo no se pueden controlar, pero sí está en la mano de la embarazada eliminar el resto de factores que provocan gingivitis. Estos son principalmente: la placa dental (hay que limpiar cada día los dientes) y el sarro (se debe realizar una limpieza de boca con el odontólogo).