Me han diagnosticado divertículos en el colon

Antonio García Domínguez, Melody García Domínguez, Alejandra Utrilla Fornals, Lara Aparicio Juez, Paula Omedas Bonafonte, Carmen Jimeno Griñó, Francisco Javier García Alarcón, María Marín Ibañez, Mariela Olivari Montoya y María José Anoro Casbas

Print Friendly, PDF & Email

¿Es lo mismo Diverticulosis que Diverticulitis? Diverticulitis: Qué es y cómo se trata

A menudo muchos pacientes son diagnosticados de Diverticulosis tras la realización de una colonoscopia, lo que les genera dudas acerca de la gravedad de la situación y de la necesidad o no necesidad de tratamiento para ello. La presencia de divertículos en el colon (Diverticulosis) no es lo mismo que la Diverticulitis, como se explica a continuación.

La Diverticulosis o presencia de divertículos en el colon, es la enfermedad cólica más frecuente en Occidente, llegando a afectar al 10% de la población. Haciendo referencia a la edad, las personas mayores son las más vulnerables. De esta forma, sólo el 5% de la población menor de 40 años presenta divertículos en el colon, mientras que éstos están presentes en el 65% de la población de entre 60 y 80 años. Haciendo referencia al sexo, la presencia de divertículos antes de los 50 años es más frecuente en el sexo masculino, mientras que la presencia de divertículos más allá de los 50 años es más frecuente en el sexo femenino.
Los divertículos son protrusiones saculares de la mucosa y submucosa a través de los puntos débiles de la musculatura circular del colon, presentes en el lugar de inserción de unos pequeños vasos sanguíneos denominados vasa recta intramurales. Estos divertículos miden habitualmente entre 5-10mm, pudiendo alcanzar los 20mm. La localización más frecuente de los divertículos en países occidentales es en el colon izquierdo, concretamente en el Sigma, mientras que en países orientales son más frecuentes en el colon derecho.

La presión intraluminal

No se conoce bien el mecanismo responsable de este trastorno, pero en su patogenia intervienen probablemente alteraciones anatómicas intrínsecas del colon y trastornos de la función motora. De hecho, en la mayoría de pacientes, la capa muscular circular del colon se encuentra engrosada y hay un aumento de la actividad motora en el colon, lo que condiciona un aumento de la presión intraluminal (dentro del colon). Este aumento de presión facilitaría la formación de los divertículos. Otros factores de riesgo asociados a la aparición de divertículos son las dietas con bajo contenido en fibra, el sedentarismo y la obesidad.
El modo de expresión clínica de la Diverticulosis oscila desde la ausencia completa de síntomas (lo que ocurre en el 75-80% de los casos) hasta el desarrollo de complicaciones diversas que incluyen la hemorragia digestiva baja, la perforación y la diverticulitis aguda.
Por tanto, la Diverticulitis Aguda es la complicación más frecuente de la Diverticulosis y ocurre cuando la abrasión de la mucosa, debida generalmente a la acción de fecalitos, conduce a una inflamación necrotizante de uno o más divertículos. Clínicamente, el síntoma más común de la Diverticulitis Aguda es el dolor en la fosa ilíaca izquierda (zona inferior izquierda del abdomen). Otro síntoma frecuente es la fiebre. Otros síntomas que pueden aparecer son los cambios en el hábito intestinal (en forma de estreñimiento o diarrea) y las náuseas, así como la aparición de síntomas miccionales (debido a la irritación de la vejiga por proximidad al sigma).
En cuanto al diagnóstico, se basa principalmente en los datos proporcionados por la clínica (ya descrita) y por la exploración física, la cual suele revelar la presencia de dolor a la palpación superficial y profunda en fosa ilíaca izquierda con signos de irritación peritoneal o empastamiento con efecto masa. Analíticamente, los pacientes suelen presentar elevación de parámetros inflamatorios, como elevación de la proteína C reactiva (PCR) y leucocitosis (elevación de leucocitos).
Una vez establecida la sospecha diagnóstica, estaría indicada la realización de una prueba de imagen que nos confirme el diagnóstico. En la Diverticulitis Aguda, la prueba de imagen de elección es la Tomografía Computarizada (TC) ya que, además de confirmar el diagnóstico, permite estadificar la gravedad de la enfermedad en base a la Clasificación de Hinchey: Hinchey Ia (engrosamiento mural del colon +/- inflamación de la grasa adyacente), Hinchey Ib (absceso pericólico o mesentérico), Hinchey II (absceso pélvico, retroperitoneal o a distancia), Hinchey III (peritonitis purulenta), Hinchey IV (peritonitis fecaloidea).

Tratamiento de la Diverticulitis Aguda

Una vez estadificada la gravedad de la enfermedad, podemos establecer el tratamiento de la Diverticulitis Aguda en base a la clasificación de Hinchey:
– Diverticulitis Aguda No Complicada (Hinchey Ia): Hay 2 posibilidades de tratamiento:
1) Pacientes <65 años sin comorbilidades importantes: Manejo ambulatorio, es decir, Alta Hospitalaria con tratamiento antibiótico vía oral junto con tratamiento dietético (dieta con bajo contenido en fibra).
2) Pacientes >65 años con comorbilidades importantes: Ingreso hospitalario con tratamiento antibiótico vía intravenosa.
– Hinchey Ib y Hinchey II: Ingreso hospitalario con tratamiento antibiótico vía intravenosa, asociando el drenaje percutáneo de los abscesos cuando éstos tengan un tamaño de >5 cm.
– Hinchey III y Hinchey IV: Cirugía urgente. La técnica quirúrgica más frecuentemente empleada es la denominada Cirugía de Hartmann (resección del segmento de colon donde se encuentran los divertículos y dejar una bolsa de colostomía temporal, pudiendo restablecer el tránsito intestinal varios meses después con una segunda cirugía de forma programada). Por otra parte, en un grupo muy concreto de pacientes (pacientes jóvenes, sin grandes signos inflamatorios, con buen estado de los tejidos, etc.) se puede proponer como técnica quirúrgica la resección del segmento de colon donde se encuentran los divertículos y la realización de una anastomosis primaria (es decir, volver a unir los extremos del colon sin dejar bolsa de colostomía temporal). Sin embargo, no siempre es posible.
Por último, en cuanto a la evolución y seguimiento de los pacientes, está indicada la realización de una colonoscopia varios meses después del episodio de Diverticulitis Aguda para descartar la presencia de una neoplasia en el colon, así como la presencia de complicaciones, como por ejemplo, la fístula colovesical (comunicación entre el colon y la vejiga) debido al proceso inflamatorio previo, la cual se puede manifestar en forma de neumaturia (presencia de gas en la orina) o fecaluria (presencia de heces en la orina). Además, en aquellos pacientes que han presentado varios episodios de Diverticulitis Aguda, se puede proponer la cirugía programada para resecar el segmento de colon donde se encuentran los divertículos.

AUTORES

Antonio García Domínguez. Residente Servicio Cirugía General y del Aparato Digestivo. Hospital Universitario Severo Ochoa. Leganés. Madrid
Melody García Domínguez. Residente Cirugía General. Hospital San Jorge. Huesca
Alejandra Utrilla Fornals. Médico Interno Residente Servicio Cirugía General y del Aparato Digestivo. Hospital San Jorge (Huesca).
Lara Aparicio Juez. Residente Urología. Hospital San Jorge. Huesca
Paula Omedas Bonafonte. Residente Medicina Intensiva. Hospital San Jorge. Huesca
Carmen Jimeno Griñó. Residente Medicina Interna. Hospital San Jorge. Huesca
Francisco Javier García Alarcón. Médico de Servicio de Urología. Hospital San Jorge de Huesca
María Marín Ibañez. Enfermera del Servicio Medicina Intensiva. Hospital San Jorge. Huesca
Mariela Olivari Montoya. Enfermera especialidades médicas. Hospital San Jorge .Huesca
María José Anoro Casbas. Supervisora enfermería especialidades médicas. Hospital San Jorge. Huesca