Preparación maternal

Marta Sanzol Marco

Print Friendly, PDF & Email
Ser madre es una de las tareas más difíciles en la vida de una mujer. Durante el embarazo, además de la ilusión, la emoción y múltiples expectativas, surgen también incertidumbres, dudas y miedos relacionados con el embarazo, el parto, el cuidado del recién nacido, etc. En muchas ocasiones nos encontramos con una realidad totalmente diferente a la que nos la habíamos imaginado.

En Navarra el control de los embarazos se realiza en los CAM (Centros de Atención a la Mujer), siempre que la gestación lleve un curso normal. Las visitas se realizan con un protocolo ya establecido y, según las semanas de gestación, las realiza un ginecólogo ó una matrona.

Complementariamente a estas visitas, se ofertan desde estos centros los programas de Preparación Maternal, coordinados e impartidos por una matrona. El acceso a estas clases es totalmente voluntario y va dirigido a las gestantes que lo deseen y a sus parejas. Cada mujer debe acudir a los cursos de Preparación Maternal que se desarrollen dentro del CAM donde controla su gestación. Puede acudirse a otro centro que no sea el de referencia por diversas circunstancias como incompatibilidad de horarios, lejanía en relación al lugar de trabajo, etc.

Objetivos

Los objetivos que se persiguen con estos cursos son preparar física, psicológica y emocionalmente a los futuros padres. Mejorar sus conocimientos sobre embarazo, parto, puerperio, lactancia, recién nacido, etc., aprendiendo a identificar signos de alarma. Adquirir recursos y habilidades para vivir activamente tanto el embarazo como el parto y la crianza de sus hijos.

Afianzar la seguridad de las mujeres y romper con falsas creencias, mitos y tabúes, tratando de eliminar miedos y ansiedades.

Facilitar el proceso adaptativo familiar del trinomio madre-bebé-padre, ofreciendo una perspectiva más completa de los cambios que la maternidad supondrá en sus vidas.

La preparación Maternal se inicia durante el tercer trimestre de embarazo, hacia el 6º mes.

Consta habitualmente de 7 sesiones grupales. Las sesiones son semanales, con una duración aproximada de 2 horas. Constan de una parte teórica y una parte práctica.

Contenido de las sesiones

Los temas que se desarrollan durante estas semanas son:

  • Primera sesión: Embarazo, cambios fisiológicos del tercer trimestre. El suelo pélvico. Señales de inicio de parto. Motivos por los que acudir a urgencias.
  • Segunda sesión: Fases del parto: dilatación, expulsivo y alumbramiento. Importancia de las contracciones uterinas en todo este proceso y de los principales recursos que disponemos para afrontarlas: tranquilidad y distracción, relajación y respiración. Papel de los acompañantes durante el parto. Importancia del padre no como mero espectador sino como participante del proceso del parto y del nacimiento de su hijo. Pocas vivencias son tan emotivas y de tanta intensidad como el parto.
  • Tercera sesión: Tipos de parto: normales, instrumentales, cesáreas. Inducción al parto. Complicaciones. Información de las diversas opciones de parto. Técnicas para el control del dolor: posiciones corporales, respiración, uso de pelotas, masaje, anestesia epidural, etc.
  • Cuarta sesión: Puerperio o postparto: se trata de un periodo en el cual las estructuras maternas que han participado en el embarazo y en el parto recuperan su estado. El cuerpo va volviendo a la normalidad lentamente.
    El puerperio supone un periodo importante de adaptación a una nueva situación, en la cual nunca deben ocultarse los sentimientos. Las tres palabras clave que se deben tener presentes durante este periodo son: reposo – tranquilidad – confianza. Los temas que se tratan durante esta sesión son: cambios físicos, emocionales y psicológicos que ocurren en este periodo. Tristeza puerperal y depresión postparto. Cuidados maternos: cuidados de la episiotomía – desgarro, higiene, loquios, dieta, etc. signos de alarma del puerperio. Sexualidad y métodos anticonceptivos.
  • Quinta sesión: Lactancia materna: claves de la lactancia materna, ventajas para la madre y el recién nacido, cambios en la composición de la leche, posición del bebé al pecho, diferentes posturas para amamantar, técnica del amamantamiento, posibles dificultades con la lactancia, prevención y tratamiento de posibles problemas que puedan surgir como ingurgitación mamaria, grietas, mastitis, extracción manual de la leche, utilización de sacaleches, conservación de la leche materna.
  • Sexta sesión: Crianza del bebé y cuidados del recién nacido: características normales del recién nacido, alimentación, baño, sueño, llanto, etc. Vínculos afectivos e importancia del contacto piel con piel. Cólicos del lactante.
  • Séptima sesión: Trámites administrativos: inscripción en el registro civil del recién nacido, solicitar cobertura sanitaria, prestación por baja maternal, permiso de lactancia, etc. En el desarrollo de estas clases siempre se tiene en cuenta las necesidades e inquietudes de cada grupo y se adecuan los temas a las circunstancias.

Prácticas

Además de estas sesiones teóricas, se realizan diversas actividades prácticas.

Entrenamiento de técnicas de respiración. La importancia de la respiración radica en varios aspectos:

  • mejora la oxigenación madre-bebé, con lo cual se consigue un mayor bienestar materno- fetal.
  • supone una importante herramienta para alcanzar un estado de relajación que ayude a afrontar las contracciones durante el trabajo de parto.
  • aumenta la tolerancia al dolor.
  • Favorece el autocontrol. El objetivo final de estas prácticas es conseguir crear un reflejo condicionado “Contracción – Respiración – Relajación”. Los reflejos condicionados se crean repitiendo, por lo que la constancia en el entrenamiento respiratorio es imprescindible.

Entrenamiento de los denominados “pujos”: ayudan al bebé para que descienda por la pelvis durante el expulsivo.

Ejercicios físicos: dirigidos a conseguir una buena higiene postural en las actividades diarias, a mejorar la flexibilidad de la pelvis y la circulación de las piernas, a reforzar la musculatura abdominal, pectoral y perineal y a tomar conciencia del suelo pélvico.

Ejercicios de Kegel: destinados a fortalecer y recuperar el suelo pélvico; conjunto de músculos que sostienen la parte baja del abdomen y actúan como una hamaca para la vejiga, útero e intestino.

Técnicas de relajación sofrológica, respiración profunda y concentración, que nos van a permitir reconocer nuestro cuerpo.

Conclusión

El embarazo supone una etapa de la vida donde se producen multitud de cambios físicos y psicológicos que movilizan muchas emociones: alegría, euforia, miedos, bienestar, inseguridades, cansancio, ilusión, ambivalencias… Es necesario escucharnos, reconocer que necesitamos y que sentimos, compartir nuestras inquietudes. Los cursos de preparación maternal son un recurso que nos facilita conseguirlo.

La preparación maternal supone un tiempo y un espacio donde poder hablar y reflexionar, compartir inquietudes y experiencias con otras parejas, sentirse escuchado y apoyado y sobre todo ayuda a alcanzar un grado de conocimiento, seguridad y confianza en una misma para vivir un embarazo más saludable, afrontar el parto con mayor tranquilidad y prepararse para la crianza de nuestros bebés.