Qué debo saber de los anticoagulantes

Nerea Bandrés Vital. DUE. Centro de Salud de Lumbier. María Aitziber Idoate Ramírez. DUE. Centro San Martín. Marta Bona Otal. Médica. Centro de Salud del II Ensanche. Nuria Ángeles Mendía Baigorri. DUE. Centro de Salud del II Ensanche

Print Friendly, PDF & Email
La coagulación de la sangre es el mecanismo por el cual la sangre se vuelve sólida. La sangre se coagula de manera natural cuando se produce una herida para detener el sangrado, pero mientras se encuentra circulando por los vasos sanguíneos debe mantenerse líquida.

No obstante, como consecuencia de diferentes enfermedades pueden producirse coágulos de sangre en las cavidades del corazón y en los vasos sanguíneos, que pueden desprenderse y desplazarse a través de éstos provocando embolias, que dependiendo de su localización pueden provocar un problema grave de salud. Si le han indicado tratamiento con un fármaco anticoagulante es para protegerle de estos eventos. Estos fármacos consiguen que la sangre tarde más tiempo en coagular.
Aunque existen varios fármacos anticoagulantes que se usan actualmente en España, el más utilizado ha sido el acenocumarol, más conocido por su nombre comercial SINTROM ®.

Principales indicaciones de los anticoagulantes

Una de las indicaciones más frecuentes es la arritmia cardiaca por fibrilación auricular. Es una alteración del ritmo del corazón frecuente en las personas mayores que provoca que la sangre no circule bien a través de las cavidades del corazón, pudiendo quedar remansada y favoreciendo la formación de coágulos. También son necesarios en los pacientes operados del corazón que portan prótesis valvulares y en los pacientes que han tenido episodios de trombosis venosa profunda, entre otras indicaciones.

¿Cómo se toma el SINTROM ®?

Este anticoagulante no se administra en una dosis fija, ni la misma dosis sirve para todos los pacientes. Cada paciente tiene su pauta, que de manera individualizada, se calcula según los controles que realiza con su enfermera.
A cada paciente se le entrega su pauta por escrito, indicando la dosis que debe tomar cada día de la semana y la fecha del siguiente control. El anticoagulante debe tomarse siempre a la misma hora del día para evitar olvidos. Preferiblemente debe tomarse después de haberse hecho el control en el centro de salud, para que la dosis pueda modificarse si así se requiere; por lo que el momento del día que suele elegirse para su toma, es por las tardes.
Este control se lleva a cabo realizando pruebas de anticoagulación periódicamente. Cuando el control del anticoagulante se hace en el centro de salud, estos análisis consisten únicamente en un pinchazo en el dedo. No es necesario estar en ayunas para hacerse el control de Sintrom®. Según los datos obtenidos en el control, su enfermera modificará o mantendrá su pauta. En el caso de que el análisis muestre que su dosis de SINTROM ® es excesiva y hay riesgo de hemorragias, puede ser necesario revertir la acción de SINTROM® mediante su antídoto, que es la vitamina K.

¿Qué debe vigilar el paciente que toma anticoagulantes?

La complicación más frecuente de estos fármacos es que se produzcan sangrados indeseados. Debe consultar si se producen sangrados importantes en nariz o encías, si salen hematomas en piel ante pequeños golpes y vigilar si ve sangre en orina o las heces son de color negro.
En caso de que se produzca una pequeña herida, ésta puede sangrar más en los pacientes anticoagulados. La primera medida que debe aplicarse es la compresión con una gasa durante 15 minutos, lo que será eficaz en la mayoría de las ocasiones.
Los pacientes anticoagulados deben hacer lo posible para evitar caídas por el riesgo de que se produzca una hemorragia. En caso de que se en golpee la cabeza de manera accidental, es conveniente que consulte a su médico el mismo día.

La toma de otros medicamentos puede interferir en la acción del acenocumarol (SINTROM®), por lo que su médico siempre tendrá en cuenta qué fármacos puede recetarle y cuáles no son adecuados. Es por este motivo que deber evitar automedicarse. Cuando acuda a un médico distinto al que suele atenderle habitualmente, debe indicar siempre que está en tratamiento con anticoagulantes.
En caso de que vaya al dentista o a realizarse algún tratamiento que precise punción en la piel, deberá advertir que está anticoagulado. No todos los procedimientos odontológicos o de cirugía menor requieren retirar la anticoagulación. Serán los médicos que le atiendan quienes lo decidan y le indiquen cómo suspender provisionalmente su tratamiento.

¿Qué puede hacer si un día olvida tomar su dosis?

Si olvida tomar el SINTROM ® y solo han pasado unas horas , puede tomarla el mismo día aunque sea más tarde. (por ejemplo, si olvidó tomar su dosis en la merienda, puede tomarla el mismo día en la cena) Pero si olvida tomarlo un día entero, NO tome el doble al día siguiente para intentar compensar la dosis perdida, tendrá que tomar la que le corresponda y avisar del olvido a su enfermera cuando acuda al siguiente control.

¿Cómo influye la alimentación?

El acenocumarol (SINTROM ®) actúa inhibiendo la acción de la vitamina K, por lo que la toma de alimentos ricos en esta vitamina pueden alterar sus efectos. En su centro de salud le informaran de los alimentos que deben evitar tomar en grandes cantidades, algunos de ellos son : vegetales de hoja verde (espinacas, acelga, lechuga, brócoli), coliflor, hígado, té verde, aceite de soja . . .
Hay que tener cuidado si se toman suplementos vitamínicos o productos de herboristería, conviene que consulte con su médico si pueden interferir con el tratamiento anticoagulante.
Evite el alcohol. Si usted está tomando SINTROM ® es porque tiene una enfermedad con riesgo para su sistema cardiovascular, por lo tanto, no debe fumar.
Los hábitos de alimentación deben ser regulares y la ingesta variada. Evite realizar modificaciones drásticas en su dieta habitual como dietas de adelgazamiento con pocos vegetales o aumentar bruscamente la ingesta diaria de alimentos con alto contenido en vitamina K (como por ejemplo tomar brócoli diariamente en temporada).
En caso de que tenga problemas digestivos persistentes (diarrea, vómitos, estreñimiento) debe comentarlo con su médico ya que pueden alterar la eficacia del tratamiento.

Cuidados higiénicos recomendados en pacientes anticoagulados

• Mantenga una adecuada higiene personal con ducha diaria y revise su piel en busca de hematomas.
• Hidrate su piel a diario con el fin de que sea flexible y no se rompa fácilmente.
• Utilice para la higiene dental un cepillo de cerdas suaves y cabeza pequeña (los más adecuados son los infantiles).
• Si tiene que depilarse o afeitarse, no utilice cuchillas, es más seguro utilizar una maquinilla eléctrica.

Y recuerde, ante cualquier duda o preocupación sobre su tratamiento anticoagulante … ¡consulte con su enfermera o médico de familia!