¿Qué es el monóxido de carbono? ¿Cómo afecta a nuestra salud?

David Parra Olivar Enfermero. Unidad de Cuidados Intensivos. Hospital Miguel Servet. Zaragoza

Print Friendly, PDF & Email
El monóxido de carbono (CO) es un gas inodoro, incoloro, inflamable y tóxico que produce muchas muertes al año. Respirar CO en cantidades elevadas puede causar la muerte.

Este gas es desprendido cuando se queman materiales combustibles como gas, gasolina, carbón o petróleo. Las chimeneas, calderas, los calentadores de agua y los aparatos domésticos que queman combustible como pueden ser las estufas, pueden producirlo.
El monóxido de carbono disminuye la cantidad de oxigeno disponible para las células, lo cual dificulta la función celular, además puede producir graves daños en el sistema respiratorio. Es difícil de detectar ya que no se puede ver ni oler.
Efectos que puede producir sobre la salud:
• Dolor de cabeza, mareo, sensación de desvanecimiento y cansancio.
• El CO puede causar cambios en la memoria y en la personalidad, pérdida de visión y confusión mental.
• Otros efectos son somnolencia, alucinaciones, convulsiones y pérdida de conocimiento.

Escala de toxicidad

Toxicidad leve: Exposiciones pequeñas a CO, podrían producir un intenso dolor de cabeza, fatiga, disnea y mareo.
En pacientes con enfermedades tanto cardiovasculares como cerebrovasculares pueden producir empeoramiento.
Toxicidad moderada: Un aumento de la exposición puede producir fuertes dolores de cabeza, debilidad, mareos, náuseas, vómitos, síncope, taquicardia, taquipnea, sudoración, disminución de la concentración, aumento del tiempo de reacción, visión borrosa, somnolencia y toxicidad a nivel cardiovascular.
Toxicidad grave: Puede producirse síncope, convulsiones, ampollas, fallo respiratorio (edema pulmonar), pérdida de conocimiento, coma, colapso y muerte.

Prevención

Muchas intoxicaciones por monóxido de carbono ocurren en los meses de invierno cuando se están utilizando hornos, chimeneas de gas y calentadores portátiles y las ventanas están cerradas.
• Asegúrate de que los electrodomésticos y motores que usan combustible tengan la ventilación necesaria, como son: Calefacción, Calderas, Parrillas de carbón, Calentadores de agua, Chimeneas, Cocinas de leña y Motores de autos y camiones.
• Usa los dispositivos de gas según sus recomendaciones, usar calefacción de combustible cuando alguien está despierto para controlarla.
• Mantenga las salidas de aire y chimeneas libres de desechos. Los desechos pueden obstruir las líneas de ventilación.
• Instalar detector de monóxido de carbono.
Antes de llamar al servicio de emergencia, disponer de la siguiente información nos ayudara:
• Edad, peso y estado de la persona (ejemplo: ¿está despierto o consciente?)
• Cuánto tiempo puede haber estado expuesto al monóxido de carbono.
En caso de ser una emergencia NO hay que demorar en pedir ayuda en caso de que no dispongamos de esta información.