¿Qué es la inestabilidad de hombro?

Pilar Ruiz de las Morenas, Mercedes Flores San Martín, Marta Zamora Lozano, Raúl Lorenzo López, Carmen Angulo Castaño, Marta Sarasa Roca. MIR Cirugía Ortopédica y Traumatología. Hospital Clínico Universitario. Zaragoza

Print Friendly, PDF & Email
El hombro es una articulación formada por la cabeza del húmero, esférica, y la glenoides o glena, superficie plana que forma parte de la escápula. Esto permite al hombro un rango de movilidad excepcional en todos los planos pero a su vez hace que sea una articulación inestable per sé.

Para aumentar la congruencia articular entre ambas superficies la glenoides tiene un reborde fibrocartilaginoso, llamado labrum, que aumenta el área de contacto con la cabeza humeral. Además, la articulación esta rodeada por una cápsula articular reforzada por los ligamentos glenohumerales superior, medio e inferior. A su vez, los músculos subescapular (en la zona anterior), supraespinoso (en la zona superior), infraespinoso y redondo menor (ambos en la zona posterior del hombro) ejercen de estabilizadores dinámicos de la articulación y mantienen la cabeza del humero centrada sobre la superficie glenoidea.

¿Qué es la inestabilidad del hombro?

Cuando “se te sale el hombro” lo que ocurre es que la cabeza humeral pierde el contacto con la glena, lo que recibe el nombre de “luxación glenohumeral”. En el 95% de los casos la cabeza humeral es desplazada a anterior con respecto a la superficie glenoidea a consecuencia de un traumatismo o movimiento forzado, como el lanzamiento de peso o el saque de tenis. Esto conlleva la rotura de la cápsula articular anterior, del ligamento glenohumeral inferior y el arrancamiento del labrum glenoideo, está ultima lesión también llamada “lesión de Bankart”. En los casos mas graves, la cabeza del humero puede impactarse sobre el reborde óseo de la glena, produciendo la fractura del húmero, llamada “lesión de Hill-Sachs” o la fractura de la porción anterior de la glena, llamado “Bankart óseo”.
En el momento agudo hay que reducir la luxación o “recolocar el hombro”, para lo que existen maniobras específicas. Tras reducir el hombro se inmoviliza el brazo con un cabestrillo.
Hablamos de inestabilidad de hombro cuando hay más de un episodio de luxación. Esto implica que las estructuras dañadas durante el primer episodio persisten dañadas y facilitan que el hombro “se salga”.

¿Qué factores aumentan el riesgo de volver a sufrir una luxación de hombro?

La recurrencia de una luxación glenohumeral anterior tras un primer episodio es muy alta, tanto más cuanto más joven sea el paciente. Si el primer episodio ocurre con menos de 20 años se estima que habrá una recurrencia en el 90% de los casos.
Otros factores asociados a la recurrencia son la hiperlaxitud, la participación en deportes de contacto y la pérdida ósea de la superficie glenoidea mayor del 20-25%.

¿Qué tratamiento tiene la inestabilidad glenohumeral?

A partir del primer episodio y sobretodo en jóvenes, estaría indicado realizar una resonancia magnética para identificar las estructuras lesionadas y poder realizar una reparación quirúrgica de las mismas evitando así las recurrencias. En la mayoría de los casos se objetiva una lesión de Bankart cuyo tratamiento actual es la reinserción mediante técnicas artroscópicas. En los casos más graves con pérdida ósea de la cabeza humeral o de la superficie glenoidea se puede reparar el defecto utilizando injertos óseos mediante cirugía abierta obteniendo buenos resultados.
La rehabilitación con ejercicios enfocados a reforzar la musculatura del hombro y con ello los estabilizadores dinámicos de la articulación es otra parte fundamental del tratamiento. Si se quiere evitar la recurrencia y seguir practicando deporte, estos ejercicios deberán ser realizados de forma regular.