¿Tienes dolor de espalda?, ¿molestias en el cuello o en tu zona lumbar?

Paula Esteruelas Cuartero y Natividad Losada Estella. Fisioterapeutas. Servicio de Rehabilitación. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa

Print Friendly, PDF & Email
Actualmente todo el mundo, con independencia de la edad, sufre de problemas en la columna vertebral. El estudiante aqueja molestias en la zona cervical por la tensión que padece en músculos como el trapecio, el albañil nos suele hablar más de lumbago a causa del exceso de pesos que tiene que someter a la zona baja de su espalda, el camionero refiere dolores ciático por su constante postura en sedestación… En definitiva, el ritmo frenético en el que se ve inmerso la sociedad facilita que el stress, las prisas, las posturas mantenidas o/ e inadecuadas… provoquen molestias en nuestra espalda.

¿Qué es la espalda sana?

La espalda sana o escuela de espalda es un programa de educación y entrenamiento para adquirir conocimientos y habilidades necesarios para alcanzar y mantener un estado de salud óptimo. De esta manera, la persona toma conciencia de la cantidad y evolución de su propio dolor, ( de cómo y cuánto le duele), así como de aquello que debe hacer y cómo hacerlo para evitar, prevenir y paliar la sintomatología.

Anatomía básica de la espalda

La columna vertebral, como su propio nombre indica, está formada por vértebras y discos intervertebrales, funcionando éstos como amortiguadores de los diferentes impactos o excesos. De la misma forma, esta función se ve ayudada por las curvas fisiológica de nuestra espalda. Así es, sí, la columna vertebral no es recta (de hecho, es la rectificación vertebral signo de que algo no va bien)
La espalda podemos dividirla en cuatro zonas: lordosis cervical ( 7 vértebras), cifosis -tendencia a la gibosidad- dorsal ( 12 vértebras), lordosis lumbar ( 5 vértebras) y la cifosis sacra ( pequeñas vértebras fusionadas) terminando en el coxis o “rabadilla”.
El mantenimiento de estas curvas naturales de la columna vertebral y las posturas/ gestos adecuados minimizan la presión a nivel de los discos intervertebrales y así todo tipo de patología asociada.

¿Cómo aliviar la sintomatología?

Para empezar y sobre todo queremos dejar claro que el primer paso ante dolor de espalda es acudir al especialista, ya sea fisioterapeuta, médico de familia, rehabilitador ó traumatólogo. Un dolor de columna vertebral puede implicar un sin fin de patologías y no todas se tratan de la misma manera, ni a todo paciente le es adecuado el mismo tratamiento.
Y llegados a este punto, nos gustaría hacer un inciso: “ stretching global activo”, RPG ( reeducación postural global), gimnasia abdominal hipopresiva, pilates… todos estos métodos fisioterapéuticos tan de moda hoy en día en los gimnasios deben ser impartidos por un graduado especialista y planificados de forma personalizada ( si bien la clase puede ser grupal), ya que no todas las técnicas están indicadas para todos los pacientes y patologías. Una vez teniendo clara la importancia de un buen diagnóstico, nosotras simplemente os queremos acercar una serie de consejos a tener en cuenta para, de forma general, aliviar vuestra sintomatología vertebral.
1. Evitar el reposo prolongado en la cama, puesto que favorece la debilidad y atrofia muscular. Es suficiente un reposo relativo las primeras 48 horas e ir retomando progresivamente la actividad habitual, evitando situaciones de riesgo. Huya del sedentarismo.
2. Si precisa el uso de fajas, ( muchas de ellas bajo prescripción médica), sería adecuado durante las horas de trabajo ó actividad intensa, nunca de forma continua durante todo el día.
3. No adopte posturas incorrectas, intente moverse en todo momento con la espalda recta.
4. Evitar el sobrepeso corporal y cargar pesos excesivos; si ha de hacerlo asegúrese de que se agacha de forma correcta, flexionando las rodillas y transporta el peso bien pegado al pecho, su región lumbar se lo agradecerá.
5. A la hora de mover objetos, recuerde, el empujar supone menos carga que el tirar o arrastrar. Póngalo en práctica con el carrito de la compra, la mochila de ruedas del colegio…
6. Equilibrar el peso, no cargue todo el peso en una sola bolsa, divida la carga en dos y póngase una bolsa en cada mano.
7. No intente llegar a un lugar alto aprovechándose de una hiperextensión lumbar, póngase un taburete firme para proteger su espalda y poder llegar mejor.
8. Evitar torsiones de columna, muévase en bloque para girar.
9. En caso de trabajos sedentarios, conviene levantarse y/o mover su cuello cada cierto tiempo para evitar rigideces y tensiones mantenidas.
10. En el ámbito deportivo, no se olvide del tronco, también necesita un calentamiento o flexibilización y el posterior estiramiento.

Sólo tenemos una espalda y es para toda la vida, cuídela, protéjala y no la someta a sufrimientos innecesarios.