Vendaje neuromuscular

María Graz Zugasti. Fisioterapeuta en CREENA. Saioa Redín Garralda y Maitane Garde Erro. Fisioterapeutas en el Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
El vendaje neuromuscular también conocido como kinesiotaping, es una técnica de origen japonés que utiliza unas tiras elásticas de colores pegadas sobre la piel.

La técnica consiste en aplicar a las tiras o “tapes” una determinada tensión, dirección, sentido y forma, según la patología que queramos tratar, para recuperar la capacidad de autocuración del cuerpo.
Las tiras no llevan asociadas ningún medicamento. Al ser adhesivas, levantan la capa de la piel provocando mayor espacio debajo de ella. Esto conlleva una mejor circulación y eliminación de sustancias de desecho.

¿Para qué se utiliza?

Al mejorar la circulación, ayuda a reducir la inflamación, disminuye hematomas, alivia el dolor, mejora la movilidad, ayuda a solucionar problemas posturales, articulares, ligamentosas, fasciales, musculares.

¿Cuánto tiempo dura?

Se puede mantener hasta cinco días, teniendo en cuenta que la durabilidad de las tiras depende de varios factores como son el tipo de piel, la sudoración, la localización y la actividad física de cada persona.

¿Qué diferencia existe con el vendaje funcional?

La principal diferencia es que el vendaje neuromuscular no restringe el movimiento mientras que el funcional limita los movimientos dañinos permitiendo movilidad en el resto de la articulación. Ambos se emplean en distintas situaciones con fines diferentes. Uno no sustituye al otro.

¿Qué ventajas tiene?

Es resistente al agua y compatible con otros sistemas de vendaje y con otras terapias manuales o mecánicas. Sus efectos se mantienen durante las 24 horas, los días que lo llevemos puesto. Además, es hipoalergénico y no se deforma con el movimiento.

¿Puedo ponérmelo yo mismo?

Es importante que la aplicación sea por un profesional formado en esta técnica, para utilizarlo en los casos indicados y de una manera adecuada para obtener mejores resultados.

¿Tiene contraindicaciones?

No se debe aplicar en heridas, en pieles muy sensibles, en quemaduras, en enfermedades de la piel tipo psoriasis, en edema de origen coronario o renal, en trombosis, ni sobre carcinomas.