Caries, por qué

Dr. Manuel Peleato. Nº colegiado 153 (Dentista). Nº colegiado 3844 (Médico)

Print Friendly, PDF & Email
La caries es una enfermedad reciente en la historia humana, y ha constituido una pandemia en todo el primer mundo (palabra en boca de todos actualmente) por la introducción del azúcar en nuestra dieta, a mediados del S. XIX, procedente de las colonias. Los países subdesarrollados carecen de caries, hasta que adoptan nuestros hábitos de alimentación.

Edulcorantes

Hoy en día, además del azúcar, es muy importante el efecto de “los azúcares”, los edulcorantes artificiales, que en general (no todos) también producen caries, concepto que resulta chocante al público, dado que la publicidad ha conseguido implantar la falsa creencia de lo contrario. No protegen los dientes, aunque pueda decirse que los dañan menos. ¿Cómo nos han convencido de ello? Es largo de explicar, pero quédese con la conclusión: NO DULCES = NO CARIES. Rotundamente. Y quédese también con este concepto: Si lo que come sabe dulce, muy probablemente produce caries.

La higiene

Evidentemente, cepillarse los dientes es otro aspecto favorable. En 50 años hemos pasado de ser residual a habitual, hoy es raro encontrarse a alguien que no se cepille diariamente. En todo caso, y como he comentado, el efecto fundamental es la impregnación de flúor del esmalte, la eliminación de la placa dental es relativamente poco eficaz en la aparición y crecimiento de las caries, ósea, bañar los dientes de dentífrico con flúor (pero cepíllese, por supuesto). La higiene es fundamental para evitar la enfermedad de las encías, pero eso es otra cuestión. Haremos un breve repaso de las dos enfermedades que los dentistas tratamos.

Caries

Afecta más a los jóvenes, depende totalmente de los dulces. No sirve cepillarse después de tomarlos, es un mal consuelo. El tratamiento son los clásicos “empastes”, antiguamente de amalgama (metálicos, negros) y en la actualidad de composites (blancos, de resinas compuestas).
Cuando acude un paciente con caries, es importante valorar si existe desmineralización intensa. En ese caso, es imprescindible hacer un tratamiento preventivo para disminuir (erradicar los dulces es casi imposible en nuestro medio) la descalcificación.

Control de dieta

Para ello realizamos lo que se conoce como CONTROL DE DIETA, investigando la alimentación, fundamentalmente los inductores de caries. Cuando detectamos una fuerte tendencia a la caries, tenemos que corregir esos hábitos. Los más perjudiciales, los alimentos dulces entre horas, los caramelicos, los chicles (todos sin azúcar, sí, pero productores de caries).

Dulce = droga

Los dulces se comportan como algo que nos proporciona placer y calman la ansiedad, al menos momentáneamente (luego suelen empeorarla). Si comer ya es un ansiolítico, comer dulces más, porque secundariamente, nos producen placer metabólico, interno, todos notamos un “subidón” cuando tomamos algo dulce.

Enfermedad

Un paciente que hace muchas caries (evidentemente, consecuencia directa de comer muchos dulces) tiene cierto nivel de tensión emocional, que hay que atender también. En todo caso, como médicos y como enfermos (todos somos médicos de nosotros y todos tenemos alguna alteración, que asumimos como enfermedad) no existe una distinción clara en cuanto a enfermos y sanos. Cualquier problema que podamos ver un terapeuta, es necesario evaluarlo con todas las demás circunstancias anexas de la persona, del enfermo que nos confía su salud.

Enfermedad periodontal, periodontitis

Afecta más a media o avanzada edad, y una higiene meticulosa y dirigida por su higienista es fundamental para prevenirla. Un adiestramiento técnico y eficaz de la higiene es necesario implantarlo sobre los 20-30 años; una enfermedad avanzada responde pobremente a los tratamientos

Placa bacteriana y la Curva de Stephan

Es la gráfica que nos ayuda a comprender la descalcificación de los dientes.
• 1: ponemos un dulce en la boca. Inmedia-tamente, en segundos, el pH desciende en la superficie del diente. Los microbios presentes en la placa bacteriana producen ácidos corrosivos.
• 2: cuando desciende de determinado nivel de acidez, el diente no es capaz de resistir ese ataque y se empieza a disolver, se produce una cavidad que momentáneamente es microscópica.
• 3: en un tiempo variable, el pH de la saliva sube, y de forma muy lenta, parte del mineral perdido puede volver a precipitar, a depositarse sobre el esmalte.