Inyecciones de agua estéril en el rombo de Michaelis

Carolina Pastor Aguirre

Print Friendly, PDF & Email
El dolor del trabajo de parto es un dolor visceral, único, asociado a un evento precioso en la vida cómo es el nacimiento de un bebé. El dolor de tipo lumbar ocurre en alrededor de un 30% de los partos. La hipoxia (falta de oxígeno) del músculo uterino, la acidosis láctica (producción de ácido láctico por falta de oxigeno en los tejidos), la distensión del segmento uterino inferior, el estiramiento de los ligamentos y la presión sobre el hueso de la pelvis, pueden contribuir al dolor experimentado en la primera etapa de parto.

 

Estudios argumentan que el origen del dolor de las contracciones uterinas que se experimenta en el área baja de la espalda es comúnmente atribuible a la posición occípito-posterior del bebé (el bebé mira hacia el pubis de la madre en vez de hacia el sacro). El occipucio (parte posterior de la cabeza) y dorso fetal apoyan directamente sobre la cara posterior del segmento uterino inferior, de modo que es más probable que el dolor sea irradiado hacia la zona lumbar.

Las inyecciones de agua estéril en el rombo de Michaelis, pueden aportar un gran alivio del dolor de espalda en el trabajo de parto sin la preocupación de que este método podría afectar a la madre y/o al feto.

El rombo de Michaelis es la zona en la que el dolor se siente con más fuerza en las mujeres en trabajo de parto. Este es el sitio recomendado para aplicar las inyecciones. Cuando el agua estéril se inyecta bajo la piel provoca una pequeña ampolla o pápula que causa irritación local y una fuerte estimulación sensorial de los nociceptores de la piel, aliviando de este modo el dolor referido en la parte baja de la espalda.

Indicaciones

  • Pródromos (síntomas iniciales de parto).
  • Primera etapa del trabajo de parto.
  • Dolor lumbar importante.

Lugar y número de punciones

El rombo de michaelis está formado por la apófisis espinosa de Lumbar 5, el surco interglúteo y las espinas iliacas póstero-superiores. Los artículos hablan de 4 punciones: dos sobre los vértices laterales del rombo de Michaelis y otras dos unos 2 cm más abajo y un cm más medial.

Técnica

  • El agua estéril se administra por medio de cuatro inyecciones intradérmicas o subcutáneas sobre el sacro. Esta zona ha sido denominada rombo de Michaelis.
  • Usar una jeringa de insulina con una aguja de calibre pequeño. (25G o 30G)
  • Las inyecciones se administran de forma secuencial durante una contracción uterina.
  • Se realiza en el acmé (pico) de la contracción uterina para mitigar la percepción del dolor debido a la inyección en sí.
  • La serie de cuatro inyecciones debe ser completada en el plazo de 20-30 segundos.
  • Dos inyecciones laterales a la columna lumbo- sacra coincidiendo con las espinas iliacas póstero-superiores de la pelvis.
  • Dos inyecciones 2-3 cm por debajo y 1-2 cm medial a cad una de las dos primeras.

Vías de administración

  • 0,1 ml de agua estéril intradérmica (piel) para elevar una ampolla pequeña en la superficie de la piel en cada uno de los cuatro sitios.
  • 0,5 ml de agua estéril subcutánea (tejido subcutáneo)en cada uno de los cuatro sitios. Una variante de esta técnica es administrar dos inyecciones de 0,5 ml de agua estéril coincidiendo con las espinas póstero-superiores de la pelvis.

Mecanismo de acción

Existen varias teorías:

  • Mecanismo de acción desconocido.
  • Teoría de contra-irritación: la creación de un dolor contrarresta el otro.
  • Acción local de endorfinas en el sitio de punción.
  • Teoría del control de la puerta de entrada o teoría del umbral del dolor “Gate control Theory of pain” del Melzack y Wall: los estímulos de presión viajan por fibras nerviosas de transmisión rápida mielinizadas (fibras A) que a nivel del hasta posterior de la medula espinal, va a interrumpir el paso por el haz espinotalámico de los estímulos dolorosos que proceden de fibras de transmisión lenta no mielinizadas (fibras C ).

Conclusiones

Método analgésico fácil ,rápido ,eficaz y sin efectos secundarios.

Tiene el máximo nivel de evidencia IA y grado de recomendación A.

Recomendado por la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricía) y la IPN (Iniciativa al Parto Normal).

Debido a los mismos efectos terapéuticos y ser menos dolorosa se recomienda la administración subcutánea.

Posee potentes beneficios analgésicos en las mujeres que sufren dolor de espalda en el trabajode parto y su uso en este contexto terapéutico es justificable.