¿Por qué se me engancha el dedo? Dedo en gatillo

Marta Molinedo Quílez e Iraia Berasategi Noriega, Paúl Vicente Alonso de Armiño, Marta Sancho Rodrigo, Daniel Marín Puyalto y María Pilar Molinedo Quílez

Print Friendly, PDF & Email
El dedo en gatillo o dedo en resorte, es una afección en la que uno de los dedos se queda atascado en posición de flexión. El dedo puede flexionarse o estirarse con un chasquido. Es una causa muy frecuente de dolor y limitación funcional de la mano.

Cada uno de los tendones flexores de los dedos pasa a través de unos túneles en la palma y los dedos, llamadas poleas. Cuando la llamada polea A1 se inflama, en la zona de la palma, dificulta el deslizamiento del tendón flexor por debajo de ella y por ello, el dedo se puede quedar enganchado. Es un problema de espacio entre continente y contenido.A veces se pueden formar nódulos en la polea.

Causa

No se conocen las causas exactas, pero podrían estar implicados varios factores como:
Antecedentes personales, como la diabetes o la artritis reumatoide.
Realización de empleos en los que se realizan actividades repetitivas con las manos.

Síntomas

Los pacientes con dedo en gatillo pueden presentar síntomas variados como, dolor cuando flexiona y estira el dedo, sensación de que el dedo se atasca, notar un chasquido cada vez que flexionan y la aparición de un bulto en la base del dedo, sobre la palma. Si el dedo se queda atascado flexionado (doblado), a veces, ha de estirarse con ayuda de la otra mano, porque el dedo por sí mismo, es incapaz de extenderse (estirarse).

Tratamiento

El tratamiento puede variar según el grado de afectación de la vida diaria del paciente. Inicialmente se opta por tratamiento conservador, basado en realización de ejercicios y evitar actividades que provocan que el dedo se “enganche”.
Otra opción buena como tratamiento consiste en la infiltración de corticoides en la polea para disminuir su inflamación, consiguiendo en muchos pacientes resolver el problema y evitar la cirugía. Si estas medidas no resuelven el problema, se puede considerar el tratamiento quirúrgico. El tratamiento quirúrgico consiste en la liberación de la polea que hace que el dedo se enganche a través de una incisión abierta en la palma, que se suele hacer con anestesia de la zona, no requiriendo ingreso y con una pronta recuperación.

AUTORES:

Marta Molinedo Quílez e Iraia Berasategi Noriega. Residentes de Traumatología del Hospital San Jorge. Huesca
Paúl Vicente Alonso de Armiño, Marta Sancho Rodrigo y Daniel Marín Puyalto. FEAs de Traumatología del Hospital San Jorge. Huesca
María Pilar Molinedo Quílez. Enfermera del Centro de educación e internamiento por medida judicial. Zaragoza