Cirugía craneal endoscópica, ¿ficción o realidad?

Idoya Zazpe, Juan Carlos García, Coro Zubimendi, Onditz Arechaga, Gorka Zabalo, Daniel de Frutos, Alfonso Vázquez, Rodrigo Ortega, Ana Aransay, Eduardo Portillo. Servicio de Neurocirugía. Complejo Hospitalario de Navarra

Print Friendly, PDF & Email
Al igual que ha sucedido con otras especialidades quirúrgicas (Traumatología, Cirugía General, Urología…), las técnicas endoscópicas y mínimamente invasivas se han ido imponiendo a las técnicas clásicas por sus mejores resultados. La Neurocirugía ha sido de las últimas especialidades en sumarse a estos avances.

El abordaje endoscópico transnasal es una técnica quirúrgica innovadora que ha revolucionado la neurocirugía base del cráneo y se utiliza para la resección de tumores y otras lesiones cerebrales a través de la nariz. Esta técnica se inició hace dos décadas y se encuentra avalada por múltiples publicaciones científicas. Permite acceder a muchos tumores difíciles de alcanzar, incluso los que antes se consideraban “inoperables”.
Un endoscopio especialmente diseñado proporciona luz y una lente para observar y transmitir las imágenes internas. Se utilizan instrumentos de diseño específico junto con el endoscopio para la disección y extirpación de tumores. El tratamiento está diseñado para ofrecer el mejor resultado quirúrgico con menos efectos secundarios y la preservación máxima de la función. Entre las patologías susceptibles de estos abordajes se encuentran: colesteatomas /granulomas de colesterol, craneofaringiomas, cordomas, condrosarcomas, meningiomas, adenomas hipofisarios, invaginaciones basilares, fístulas de LCR, quistes congénitos, estesioneuroblastomas, sinusitis, mucoceles, compresiones del nervio óptico, procesos inflamatorios…

Tecnología puntera

La mayoría de los casos intervenidos corresponden a tumores benignos originados en la glándula hipofisaria, que se encuentra en el centro de la cavidad craneal. Estas cirugías se llevan a cabo bajo anestesia general y se realizan conjuntamente con el Servicio de ORL y con la colaboración de otros especialistas como los neurofisiólogos intraoperatorios. Además, contamos con tecnología puntera como un sistema de neuronavegación de última generación que nos permite conocer nuestra localización exacta en cada momento durante todo el procedimiento quirúrgico. Todo ello ha permitido obtener estos excelentes resultados con menor morbilidad y menores estancias hospitalarias.
Los pacientes ingresan en nuestro servicio 36h antes de la intervención para la realización de pruebas preoperatorias y un TAC con protocolo de navegación de cara a la planificación de la cirugía. La mayoría de los procedimientos duran unas 2 ó 3 horas. Tras la intervención el paciente permanece las primeras 24h del postoperatorio en la URPA (Unidad de Reanimación Postanestésica) y posteriormente pasa a la planta de Neurocirugía donde continúa ingresado aproximadamente unos 3 días (éste período puede variar en función de la patología de base y del trascurso del postoperatorio) antes de ser dado de alta hospitalaria.
Tras la intervención los pacientes deben llevar unos tapones nasales durante 72h y son retirados previamente al alta. Durante el primer mes tras la intervención se deben evitar los esfuerzos físicos, así como la realización de determinadas posturas y maniobras. Todos los pacientes son controlados periódicamente en consulta ambulatoria de Neurocirugía y de ORL, así como de aquéllos especialistas responsables de su patología de base, como por ejemplo los Endocrinólogos.
El Servicio de Neurocirugía del Complejo Hospitalario de Navarra es el servicio de referencia del Servicio Navarro de Salud para toda la Comunidad Foral, cubriendo una población de más de 600.000 habitantes. Cada año se realizan más de 600 intervenciones, de las cuales más de un 5% corresponden a procedimientos endoscópicos, habiéndose observado una clara tendencia al alza en los últimos años. Estos abordajes endoscópicos a la base del cráneo a través de la nariz llevan realizándose en el Complejo Hospitalario de Navarra desde hace más de 3 años. Desde 2013 se han intervenido más de 50 casos con resultados muy satisfactorios. Por todo ello, consideramos que esta técnica tiene una gran potencialidad y preveemos que continúe su expansión en el futuro.